martes, mayo 04, 2010

ELHOLOCAUSTO JUDÍO EN BULGARIA

Los arzobispos Stefan y Kiril y Dimitar Peshev (en el centro),
figuras claves en la salvación de los judíos búlgaros.

El 10 de marzo, Bulgaria conmemora el Día del Holocausto y la salvación de casi 50 mil judíos búlgaros de la deportación a los campos de concentración de la Alemania nazi. Ese día, 10 de marzo, el 10 de marzo de 1943, fue cancelada la deportación de los primeros grupos de judíos búlgaros a los campos de la muerte y las cámaras de gas. Los intentos ulteriores de realizar la deportación también fracasaron. Esta es una página de la historia de Bulgaria que marcó un triunfo de la conciencia cívica y del humanitarismo en los años de la guerra más exterminadora en la historia de la humanidad.

Durante esa etapa de la Segunda guerra mundial, Bulgaria era aliada de Alemania. Había sido adoptada una Ley de Defensa de la Nación, que imponía varias restricciones a los ciudadanos búlgaros de origen judío. Contra tan injusta ley protestaron políticos y figuras de la vida pública, la Iglesia ortodoxa, la más difundida en el país desde siempre, representantes de organizaciones gremiales empezando por la Unión de Abogados y llegando a las de Tabacaleros y de Pasteleros.
Tropezó con una fuerte resistencia también la deportación de los judíos a los campos de la muerte alemanes, preparada para marzo de 1943. 43 diputados del Parlamento búlgaro, al frente con el vicepresidente de la cámara, Dimitar Peshev, firmaron una carta de protesta que dirigieron al primer ministro.

Fueron particularmente activos en su defensa de los judíos los obispos Stefan y Kiril. Pero la salvación fue posible también gracias a la solidaridad de los búlgaros comunes y corrientes, a su tradicional tolerancia hacia su vecino de otra etnia y religión. No es casual que en 1943 el embajador de Alemania en Bulgaria, Bekkerle, escribiera:

“Habiendo crecido en parte con griegos, turcos y gitanos, el búlgaro corriente no entiende el sentido de la lucha contra los judíos, tanto más que por naturaleza tampoco entiende el sentido del problema racial”.


A la salvación de los judíos búlgaros están dedicados cientos de investigaciones científicas, libros, películas. Rosalía Passy, nacida en Bulgaria, se radicó después de la Segunda Guerra Mundial en Israel. Escribió varios libros, que son un peculiar documento del siglo XX y de los destinos de los judíos y no sólo de los judíos, sobre el telón de fondo de acontecimientos trágicos y jubilosos.
Doña Rosalía Passy nos abandonó hace unos años. En entrevista concedida en vida a Radio Bulgaria, decía:

“Escribí este libro cuando empezó a levantarse el Telón de Acero de los países llamados socialistas. Entonces, conciudadanos míos de Israel empezaron a viajar a países como Polonia, Checoslovaquia, Alemania, Austria, Hungría. Llegaban en busca de familiares y parientes, pero no encontraban más que tumbas. A diferencia de ellos, nosotros, los judíos búlgaros, que también vivimos momentos muy duros durante la Segunda Guerra Mundial, volvemos a nuestra patria Bulgaria con una gran alegría, porque aquí encontramos amigos de antes, parientes, nos sentimos en casa. A través de mi libro quiero dar las gracias al pueblo búlgaro por nuestra salvación, y además contar en Israel que durante la guerra hubo un país europeo que salvó la vida a 50 mil judíos suyos”.

El cineasta Jackie Conforti nació en Israel, en una familia de judíos llegados de Bulgaria. Es autor de un magnífico documental titulado “Los Optimistas”, distinguido con varios premios internacionales. El título es el de una banda de jazz creada en Bulgaria durante la Gran Guerra por el músico judío Niko Nisimov. En la película, Niko, ya muy mayor, cuenta la increíble historia de su salvación. En la cinta hay muchas más historias de amistad entre búlgaros y judíos, de solidaridad y humanitarismo.

Autor: Veneta Pavlova
Versión en español de Venceslav Nikolov

Nota de KarlFM:

"Si los judíos de la "Vieja Bulgaria" quedaron pues preservados del plan de exterminio previsto por los nazis, los judíos de los nuevos territorios, Tracia y Macedonia, anexionados en 1941, fueron deportados y exterminados en su mayor parte. En enero de 1943, el nazi Theodor Dannecker, adjunto de Adolf Eichmann, llegó desde Francia para conducir las operaciones de deportación en Bulgaria. El 5 de abril, de los 6.000 judíos de Tracia, 4.2-21 fueron deportados, así como 7.122 de los 8.000 judíos de Macedonia. Dimitar Peshev, vicepresidente de la Sobranje, el Parlamento búlgaro, presentó entonces una moción de censura acusando al Gobierno de atrocidades producidas durante las deportaciones. La deportación de 6.000 judíos de la vieja Bulgaria, prometida a los alemanes, se vió entonces frenada. El 30 de agosto de 1944, los periódicos de Sofía anuncian que el Gobierno ha decidido la derogación de toda la legislación antisemita" (Wikipedia).

Publicar un comentario