martes, abril 27, 2010

LAS INCREÍBLES VOCES DE BULGARIA

SON VOCES QUE PARECEN BROTADAS DEL ALMA PROFUNDA DE LA TIERRA,
COMO SI TODOS LOS ELEMENTOS JUNTOS NOS CANTARAN,
RECORDANDONOS QUE ELLOS EXISTEN Y QUE NOSOTROS EXISTIMOS.


Son muchos los misterios que rodean al ser humano. Se dice que la voz humana es el instrumento más completo, complejo y misterioso de todos los existentes. Bulgaria en eso es única, sus registros de voz son tan atípicos que parecen surgidos de otro mundo. Es una característica propia del país, de ahí que surjan tantísimas voces a lo largo de todo el territorio, tanto en el estilo folk étnico como en otros estilos más modernos o comerciales, como el chalga o el pop. Nadie sabe a que se debe esto, pero cuando escuchas por primera vez esas cascadas polifónicas de sonidos humanos, el cuerpo se te estremece y la mente empieza a volar emanando las viejas leyendas de antaño. Fuera de su país, su idioma resulta exótico pero sus cantos te conducen a través del espacio hacia otros tiempos donde se gestaban las más misteriosas historias de Bulgaria.

"No sé por qué las mujeres de Bulgaria cantan de este modo,
pero cuando queda un lugar vacante en el coro siempre surge una reemplazante"
Vladimir Barov
Mánager del grupo, “El Misterio de las Voces Búlgaras”

Admiradas por innumerables artistas y figuras internacionales, las voces búlgaras son capaces de generar insólitos colores vocales y arriesgadas cuerdas con una técnica de calidades prodigiosas, únicas en el mundo entero. Viendo sus paisajes, sus montañas y su historia es fácil encontrar ciertos porqués de esas increíbles voces.

"Puede ser que nuestras canciones sean extrañas para occidente, pero sucede que en Bulgaria hay voces que no son humanas y hablan sobre nuestra tradición y hechos "
Dora Hristova
Directora del grupo, “El Misterio de las Voces Búlgaras”







lunes, abril 26, 2010

LA BELLEZA DE LA MUJER BÚLGARA



La belleza no hace feliz al que la posee,
sino a quien puede amarla y adorarla

Dicen que la belleza es una cualidad abstracta y subjetiva, que está presente en la mente de los seres humanos, produciendo una satisfacción intensa que proviene de manifestaciones sensoriales o ideas adquiridas según las distintas culturas donde se define. Pero la belleza humana es un lujo difícilmente explicable con palabras, ya que es necesario verla para entenderla y valorarla y eso depende del ser, del espacio y del tiempo. 
 
Cada persona, cada cultura, cada época, se construye según las variables de su propia dinámica, es decir, tiene su peculiar concepción de la belleza, lo que es bello para unos puede no serlo para otros, sin embargo, hay ciertos cánones de belleza que suelen valorarse como inalterables por distintas personas y culturas ya que se mantienen intactos en las coordenadas del espacio y del tiempo. Esto ocurre cuando la belleza equilibra sus contenidos y formas. 
 
Cuando hablamos de belleza humana en todas las culturas existen características antropológicas y genéticas que definen tipos de belleza distintos que pueden valorarse bajo distintas percepciones muy particulares. Para mi la auténtica belleza no es aquella que ves publicada en las magazines o desfiles de moda, en la TV o en el cine, es aquella que ves, con tus propios ojos, en la calle, al vivo, sin trucos ni manipulaciones. 
 
En mis viajes a otros países suelo fijarme en todas aquellas cosas que mayoritariamente despiertan mi interés, bien sea monumentos, paisajes, comidas, gente, curiosidades, etc., bellezas que siempre procuro retener a través de mis cámaras fotográficas. Pero una de las bellezas que me suscitan un especial interés es la belleza femenina ya que, al margen de mi admiración como hombre hacia el género opuesto, durante muchos años trabajé como fotógrafo profesional de moda y eso me hizo conocer a fondo la belleza femenina. Sinceramente, me encanta fotografiarla. 
 
Sin lugar a dudas existen mujeres hermosas en cualquier parte del mundo, incluso en los lugares más alejados y salvajes de la Tierra, sin embargo, hay lugares donde la belleza femenina destaca por su cantidad, calidad y forma así como por su manera de manifestarse, es decir, en la realidad diaria. Bulgaria, según el ranking internacional, es el cuarto país con las mujeres más bellas del mundo, y no porque haya que buscarlas en las agencias de modelos o en los castings para actrices, abundan en la calle, a pleno día, de todas las edades, desde las preteens hasta las muy maduras, bellezas que van al supermercado, al trabajo, en el tranvía, en las cafeterías o simplemente pasean con los niños, solas, con marido, amigos o novios. No solo destacan por sus rasgos y cuerpos bien definidos, armónicos, altos y delgados, con refinada figura, sino incluso por su forma de vestir muy moderna, sensual y femenina. A las mujeres búlgaras les encanta la ropa muy ajustada, vistosa, elegante, con complementos, abalorios y zapatos de diseño y los peinados elaborados. Cuando vas por la calle no paras de girar la cabeza y al final del día terminas con problemas de torticulis, algo que no en otras partes, España, por ejemplo. 
 
No se si es a causa del excelente yogur que tienen (único en el mundo y nada que ver con el célebre griego) o del queso blanco que es un auténtico manjar de dioses, pero sea lo que sea, según los estudios más serios, la mujer búlgara es una de las mujeres más bellas del mundo. ¿Es eso cierto o se trata de un mito o exageración? 
 
Muchos de los extranjeros que han visitado Bulgaria se han mostrado encandilados por la belleza de la mujer búlgara. El notable antropólogo búlgaro Yordan Yordanov dice que el concepto de proporcionalidad del cuerpo humano es un fiel y estable indicador informativo que permite afirmar que la mujer búlgara es realmente muy hermosa. Esto es válido también para el hombre búlgaro, alto y atractivo, pero la mujer es superior en este sentido en todos los aspectos: rostros hermosos, piel blanca, mateada, estatura buena, cuerpo estilizado, delgado, muy bien torneado y proporcionado, feminidad, aspecto muy cuidado, ropa excelente, sensualidad, glamour, etc., características que he podido comprobar “in situ”.
 
Cuando te mueves por Bulgaria, da igual en ciudad o pueblos, quedas completamente flipado con las mujeres. A pesar de las duras condiciones económicas y sociales que sufre en el país, la mujer búlgara logra ser atractiva, vestir con elegancia y exquisito gusto, adecuando las tendencias de moda a su estilo. Las mujeres búlgaras, al igual que serbias, rusas, checas, son unas de las más hermosas de Europa, sin contar con las suecas, danesas y holandesas. En el resto del mundo cabe citar a las venezolanas, argentinas y californianas. Desgraciadamente las españolas, por debajo de francesas e italianas, no figuran en ninguno de los ránkings, por algo será.
 


KarlFm Saludos.- 

Notas: 
1. Todos los videos que se publican en este blog no estan realizados por los autores del mismo. Están obtenidos de Youtube para favorecer su promoción pero a veces los autoires reales los retiran por cuestión de sus copyright o derechois de imagen.

2. Sobre la belleza de la mujer natural búlgara de calle podeis verla en otro post anterior: 
Pinchar sobre este enlace: mujer bulgara

o ir directamente a su lugar de publicación en Youtube. Pinchar sobre este enlace: 
vacacionesbulgaria.com 
Hay 6 partes.:.

VIDEOS
 








Los búlgaros (“bulgary”) son los únicos habitantes del mundo que niegan con la cabeza para decir sí (“da”) y asienten para expresar no (“ne”). Son mayoritariamente cristianos ortodoxos pero los musulmanes representan aproximadamente un 12.7% de la población, incluyendo no sólo a la minoría turca ("tursky") sino también una parte de los gitanos ("zigansky") y los pomaks (descendientes de los búlgaros que adoptaron el Islam en el siglo XVII). Los pomaks hablan búlgaro y respetan las tradiciones búlgaras pero profesan la religión musulmana. Los búlgaros católicos son más menos unos 50.000.

Los rasgos físicos de los búlgaros son muy variados. Los hay rubios y morenos, de ojos azules y castaños, verdes o negros, bajos y altos, delgados, normales y gordos; todos hablan la lengua búlgara, un idioma de origen eslavo, aunque varios hablan otras lenguas, como el ruso (las viejas generaciones lo hablan porque estuvieron bajo el dominio de la URSS unos 40 años) o el inglés (entre los más jóvenes). Los búlgaros, por proximidad y similitud, entienden el serbo-croata y el macedonio por lo que su folklore y tradiciones están incluidos dentro del grupo balcánico.

De acuerdo a la región dónde habitan, existen ciertas diferencias en cuanto al carácter y mentalidad de los búlgaros, Por ejemplo, los habitantes de Sofía (llamados “shopi”), son famosos por su obstinación y terquedad, mientras que los búlgaros macedonios se caracterizan por su fogosidad y vivacidad. En cambio, los gabrovianos (de la zona de Gabrovo) son conocidos por su exagerada avaricia.

Los búlgaros reúnen todos los rasgos típicos de los pueblos que han sufrido a lo largo de su historia; son discretos, laboriosos, hospitalarios, amables y disponibles. El respeto y las relaciones amistosas son la nota predominante. El profundo sentido del humor, junto a la curiosidad y los deseos por aprender cosas nuevas, son rasgos que definen aun más a los habitantes de este precioso país. Para ellos, la sociedad, las comidas con los amigos y el buen vino, la rakya o la mastika (éstos dos últimos licores muy famosos del país), son valores muy altos. A pesar de sus ideas y afinidad europeas (eslavos), los búlgaros conservan rasgos profundamente orientales (protobúlgaros), sin olvidar las influencias mediterráneas que provienen de los antiguos tracios. Esta mezcla increíble de razas y pueblos convierten a los búlgaros en una cultura muy singular, interesante y difícil de olvidar, sin llegar a olvidar que, dada su delicada situación geográfica estratégica, han recibido al mismo tiempo todas las influencias de otros pueblos invasores (griegos, romanos, turcos, soviéticos, etc).

Los búlgaros son grandes conservadores de sus tradiciones sin embargo persiguen la más absoluta modernidad, especialmente en la forma de vestir. Ese dualismo los convierte en personas muy abiertas al mundo, tal como dije al principio, siempre predispuestas a la novedad. No hay que olvidar que es un pueblo que busca constantemente su propia identidad ya que estuvo dominado 5 siglos bajo el terrible yugo otomano y 40 años bajo el comunismo de la URSS; actualmente lucha por desprenderse de la corrupción política y de los grupos mafiosos, dos fenómenos negativos que tienen encerrado al país en si mismo con el fin de proteger los negocios multimillonarios de ambos grupos.

KarlFM.-

domingo, abril 25, 2010

LA ROSETA DE BRONCE DE PLISKA

Foto: KarlFM

En las excavaciones arqueológicas de Pliska, la primera capital de Bulgaria, fue hallado un objeto de bronce único, modelado como roseta, con siete rayos. Pero no sólo su forma es excepcional. El objeto tiene grabados signos llamados runas. Los investigadores creen, que la roseta representa el antiguo calendario Cirílico búlgaro de 12 años, declarado por la UNESCO uno de los más exactos calendarios en la historia de la humanidad. Las runas en el círculo exterior son los signos de los cinco planetas, conocidos en la antigüedad además del Sol y la Luna: Venus, Saturno, Marte, Júpiter y Mercurio. En el círculo interior están representadas las runas de los días de la semana. La más famosa runa búlgara, el símbolo - IYI esta grabado en la parte de atrás de la roseta. Representa el Sol, el símbolo que expresa las ideas religiosas de los protobúlgaros. Algunos de los investigadores creen, que este es el signo de la dinastía búlgara Dulo, los fundadores del estado búlgaro. Veámos con más detalle su historia.


LA ROSETA DE PLISKA

En 1961, un extraño medallón de bronce de siete rayos fue encontrado en la localidad búlgara de Pliska, la vieja capital de la ancestral Bulgaria del Khan Asparukh. La pieza, una verdadera obra de arte plagada de símbolos, es conocida como el "Rosetón de Pliska" (The Pliska Rosette). Su procededencia se estima que data de de los siglos 8 y 9 A.D. Lo más probable es que originalmente fuera una herramienta para los cálculos astronómicos.

Según las investigadores más recientes, los siete rayos del rosetón constituyen las siete estrellas principales; las conocidas por los Antiguos como el Sol, la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno. En el centro de la parte posterior, se halla grabado un símbolo rúnico principal que parece ser una combinación de los símbolos I, Y e I.

Los eruditos interpretan su significado como el "cielo" que en realidad es el símbolo del dios búlgaro "Tangra" (1); siguiendo las mismas investigaciones se cree que representa también el signo de los antiguos gobernantes del "Clan Dulo", no obstante tambien representa ser el símbolo de los Khanes que, fundaron los reinos originales de la conocida Bulgaria del Volga (Asparakh,) y los que crearon la famosa y legendaria Gran Bulgaria (Asparukh), ésta última la actual Bulgaria. Este hallazgo es uno de los más raros y famosos del período histórico Proto-Búlgaro; conjuntamente con el Calendario Búlgaro antiguo, constituye la evidencia más importante para los logros astronómicos del antiguo pueblo búlgaro.

(1) Tangra, cuyo estandarte era la cola de caballo, era el dios supremo de los protobúlgaros que llegaron desde las faldas de Pamir a Europa a comienzos de primer milenio. Tan significa cielo, Nak quiere decir hombre, y Ra designa, en muchas lenguas del mundo euroasiático, al dios Ra, Zaratustra, Mitra etc.

PROYECTO FOTOGRÁFICO


Las estatuas dan lecciones de historia y generan recuerdos imborrables. Siguen su camino por las rutas del tiempo y el espacio en nombre de la Humanidad. Las estatuas pueden ser obras esculpidas, talladas, o producidas por técnicas diversas, como lo puede ser el vertido de bronce, etcétera. Con ellas se suele lograr la imitación del natural evocando una persona, animal, vegetal, representando una escena o conmemorando un hecho histórico o mitológico.

Las estatuas han sido un elemento constante en muchas culturas y sociedades. Algunas son creadas para embellecer lugares frecuentados por el público; otras se exhiben en museos por su valor ya sea arqueológico o económico, dependiendo de la fama de la obra misma, del autor o de su antigüedad.

Si algo te observa en tu paseo por la ciudad son las estatuas que se esparcen por toda ella. Haga frío o calor. Llueva, nieve o apedree. Su magnificencia lleva años impertérrita ante el cielo que las visita. Cuando miras a través del objetivo o tras pantalla eliges planos y distancias que te las destaca. Cuando en el recorte o redimensionado de la imagen, en los filtros posteriores que te permite el software que posees y la torpeza o habilidad que manejes. Se te ofrece la quimérica idea de posesión de esa imagen.

Según las leyendas del pasado, el espíritu de los dioses se albergaba en el interior de las estatuas y las animaba realmente. Las estatuas son un ejemplo que nos permite reflexionar sobra la intensa relación entre arte y simbolismo, pues son obras cargadas de significación simbólica. Recordemos a tal efecto las bellisimas palabras de Ángel Gonzalez en su "Mensaje a las Estatuas":

"Vosotras, piedras violentamente deformadas, rotas, por el golpe preciso del cincel, exhibiréis aún durante siglos, el último perfil que os dejaron: senos inconmovibles a un suspiro, firmes, piernas que desconocen la fatiga, músculos, tensos, en su esfuerzo inútil, cabelleras que el viento, no despeina, ojos abiertos que la luz rechazan. Pero, vuestra arrogancia, inmóvil, vuestra fría belleza, la desdeñosa fe, del inmutable gesto, acabarán un día. El tiempo es más tenaz. La tierra espera por vosotras también. En ella caeréis por vuestro peso, seréis, si no cenizas, ruinas, polvo, y, vuestra soñada eternidad, será la nada. Hacia la piedra regresaréis, piedra, indiferente mineral, hundido escombro, después de haber vivido, el duro, ilustre, solemne, victorioso, ecuestre sueño, de una gloria erigida a la memoria, de algo también disperso en el olvido".

KarlFM.-

LA MASACRE DE BATAK

La causa de la libertad se convierte en una burla
si el precio a pagar es la destrucción
de quienes deberían disfrutar la libertad

MAHATMA GANDHI
(Foto: KarlFM)

***
La foto fue tomada en la ciudad de Batak. Es un gran mural que representa el simbolo y memoria a la libertad y sufrimiento búlgaros durante la espantosa matanza otomana.

***

La ciudad de Batak es un fiel testimonio de la sangrienta lucha del pueblo búlgaro contra la dominación turca. Es el símbolo de la cruel matanza que se produjo durante el celébre Levantamiento de Abril de 1876. Sólo en Batak fueron fueron degollados diez mil de sus habitantes. Dos mil búlgaros, en su mayoría ancianos, mujeres y niños buscaron refugio en el interior de la Iglesia de Sveta Nedelia.

Tres días duró el asedio de la iglesia, y para forzar la rendición de los asediados, las milicias otomanas no dudaron en arrojar enjambres de abejas al interior de la iglesia. También utilizaron paja seca cuyo humo provocó que muchos muriesen asfixiados. La sed fue otro tomento para los búlgaros pues no contaban con un pozo de agua dentro de los muros que les protegían. Desesperados, cavaron la tierra para buscar agua subterránea.

Desgraciadamente, no había llovido mucho y no encontraron ni una gota del preciado liquido. Al tercer día de asedio, quienes permanecían con vida decidieron buscar la salvación fuera de los muros de Sveta Nedelia. Abrieron las puertas tras las que los esperaban los soldados turcos. Tuvieron que elegir entre renunciar a su fe y convertirse al Islam o morir como cristianos. Nadie fue dejado con vida. Una vez destruidos los sublevados, las autoridades turcas prendieron fuego a la iglesia. Más su estructura de piedra permaneció siempre intacta.

Mas Info: http://es.wikipedia.org/wiki/Batak_%28Bulgaria%29

LA OCUPACIÓN DE BULGARIA POR LOS NAZIS

La fuerza de un país está en el valor de sus ideas
y en la resistencia contra quien pretende suprimirlas


KARL FLAQUÉ MONLLONCH
(Foto: KarlFM)

En Bulgaria el 26 de agosto de 1944 el Partido Comunista Búlgaro convocó a un alzamiento armado contra los alemanes. El gobierno búlgaro se mantuvo leal a Alemania y sólo hizo un violento cambio de política en favor de los soviéticos cuando el victorioso Ejército Rojo se aproximaba a sus fronteras. El Coronel Kimon Georgiev Stoyanov asumió el cargo de Primer Ministro y ordenó detener a todos los ministros de Estado. El 5 de setiembre, la URSS declaró la guerra a Bulgaria y el día 8 comenzó la invasión ocupando los puertos de Varna y Burgas en el Mar Negro. Un día después las fuerzas soviéticas entraban en Sofía. Los ciudadanos búlgaros recibieron al Ejército Rojo con una mezcla de alegría y tristeza, pues en 1941 se plegaron a los alemanes recuperando territorios que antes les habían sido arrebatados por la URSS y nuevamente tenían que perderlos, pero, por otro lado, los búlgaros recuperaron los Balcanes, habían declarado la guerra a las potencias occidentales, pero no a la Unión Soviética.

Esta imagen muestra al poderoso soldado ruso aplastando la maquinaria bélica alemana.

BENKOVSKI, EL REBELDE BÚLGARO (KOPRIVSHTITSA)

La libertad está en ser dueños de la propia vida.
PLATON.
(Foto: KarlFM)

Giorgi Benkovski, una de las figuras más relevantes del movimiento búlgaro de liberación nacional. Benkovski fue el líder del Levantamiento nacional de Abril de 1876, cumbre de las luchas emancipadoras del pueblo búlgaro contra la dominación otomana que duró 5 siglos. Los turcos cometieron tremendas crueldades al sofocar la rebelión. Fueron asesinados en masa no sólo los insurrectos sino también mujeres, niños, ancianos dejando en el pueblo una humillación y sometimiento sin límites. Este monumento en la localidad búlgara de Koprivshtitsa (1), es el tributo a esa lucha por la libertad. En el pie de la heroica estatua reza la famosa frase pronunciada por Benkovski: "esclavos, levantar, no quiero esclavitud!!".

Nota (1):

Koprivshtitsa es una pequeña localidad cuyo nombre es difícil de recordar y pronunciar, pero que se vuelve inolvidable gracias a su pintoresca situación en las montañas de Sredna Gora y a sus ricas casas, consideradas las perlas de la arquitectura búlgara del siglo XIX. Aquí el "barroco balcánico" se adaptó a las exigencias humildes de sus habitantes que se sienten orgullosos por habitar este desconocido paraíso. Las casas de madera se pueden clasificar en dos tipos: los de principios del siglo XIX, caracterizadas por sus sótanos de piedra y las del segundo período del mismo siglo, que se distinguen por su profusa decoración.

LOS HÉROES DE SHIPKA

Todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, inclusive aquellas que se ganan y aquellas que perdemos.

PAULO COELHO.
(Foto: KarlFM)

Subiendo unos 910 escalones se llega al Parque Nacional “Shipka”, situado en el lugar mismo donde se desarrollaron las operaciones militares que defendieron el desfiladero de Shipka durante la Guerra Ruso-Turca de Liberación (1877–1878). En el se representa un complejo de monumentos, que reproducen la batalla de Shipka, con armas expuestas y abrigos de trinchera. Levantado del pecho rocoso de la montaña, en el pico Shipka se erige el Monumento a la Libertad, construido con las donaciones voluntarias del pueblo búlgaro. Fue inaugurado solemnemente en el año 1933.

La exposición, situada en las diferentes plantas en el interior del monumento, habla del heroísmo de los soldados rusos y de los opalchentzi búlgaros durante la defensa del desfiladero, que duró 5 meses. Desde el último descansillo se descubre una vista panorámica hacia los detalles reproducidos del campo de batalla, los monumentos y las fosas comunes que todavía conservan el recuerdo de las hazañas y el sacrificio de los héroes. Realmente una pasada!!!.

(Fotos: KarlFM)

Los héroes de un pueblo son los supervivientes de las ideas que un dia estuvieron amenazadas; la sangre vertida nutre la tierra que los vió caer; los que sobrevivieron recuerdan haber entregado parte de su alma. El ser humano siempre defiende a muerte sus creencias y libertades.


***
LA BATALLA DE SHIPKA
Texto original: Constantin Sabchev (Version al espanol: Katia Dimanova)

"En abril de 1877, Rusia le declara la guerra a Turquía, después de que el Sultán rechaza todas las iniciativas de resolver por vía pacífica la Cuestión Búlgara, o sea la liberación del pueblo búlgaro de los cinco siglos de yugo turco. En junio de ese mismo año, empieza la ofensiva militar rusa en territorio de Bulgaria.

Uno de los episodios más notables de esa Guerra, que ha entrado en la historia búlgara como la Guerra de nuestra liberación, fueron los combates de Shipka. Así se llama uno de los pocos puertos en la Cordillera de los Balcanes que atraviesa Bulgaria de poniente a levante. Ese paso montañoso, defendido por un destacamento de sólo 7500 soldados rusos y voluntarios búlgaros, fue testigo, en agosto de 1877, de los feroces ataques de casi 40 mil soldados turcos bajo el mando de Solimán bajá.

El general turco atacó el puerto para unirse con las tropas turcas sitiadas por los rusos en Pleven, una de las principales ciudades de Bulgaria del Norte. Pese a la correlación de fuerzas sumamente desfavorable, el comandante de los defensores rusos y búlgaros, general Stoletov, decidió no abandonar las posiciones de los montes Balcanes. Se daba perfecta cuenta que, de unirse las dos grandes unidades turcas, peligraría muy seriamente la victoria militar de las armas libertadoras de Bulgaria.

El 8 de agosto de 1877, según el calendario juliano, en aquel entonces vigente en esta parte de Europa, o sea el 20 de ese mes según el calendario gregoriano, el general ruso Stoletov informaba al Estado mayor general que todo el enorme cuerpo militar de Solimán bajá se estaba aprestando a atacar las posiciones ruso-búlgaras en el puerto de Shipka, y que los defensores, muy inferiores numéricamente, no abandonarían el reducto, pero que hacían falta, y urgentemente, refuerzos rusos.

El 9 de agosto fue el primer ataque frontal de los turcos que, al ver los destacamentos que los defensores eran pocos, fue seguido de otros muchos asaltos. Por escasear los cartuchos, rusos y búlgaros arrojaban piedras y troncos de árboles a los enemigos que subían la pendiente de Shipka.

La batalla decisiva fue el 11 o 23 de agosto. Las filas de los defensores iban siendo diezmadas. “Ya esperábamos nuestro último minuto, pero estábamos decididos a vender muy cara nuestra vida”, dice en sus memorias el subteniente Stefan Kisiov, uno de los heróicos voluntarios búlgaros que junto con los soldados rusos, defendieron el puerto de Shipka.

En este trance, cuando ya no quedaba esperanza alguna, detrás de la posición defendida por rusos y búlgaros, se oyó un potente Hurra. Doscientos cinco tiradores rusos, montados de a dos a caballo, acudían en ayuda de sus hermanos. Este fue el punto culminante, el punto de viraje de los combates. Parecía como que el cansancio terrible, la sed y el hambre habían desparecido.

Con el socorro del refuerzo que ni siquiera se dio un segundo de descanso, los defensores de Shipka se lanzaron a un tremendo contraataque y pudieron repeler a los batallones turcos. La posición ruso-búlgara de Shipka estaba salvada. El enemigo no pudo pasar al norte de la cordillera para unirse con los congéneres.

Así pues, en los calurosos días de agosto de 1877, los voluntarios búlgaros y los soldados rusos que defendieron el puerto de Shipka, desbarataron los planes del mando supremo turco. Y con su heroísmo contribuyeron al desenlace victorioso de la Guerra Ruso-Turca, que trajo la liberación de Bulgaria y su reaparición en el mapa de Europa, al cabo de cinco largas centurias de yugo turco".

Ilustraciones (pinturas): Google Images

EL PAÍS DE LOS LEONES BÚLGAROS

Quien decide viajar a uno de los Países del Este que se olvide de encontrarse con ciudades modernas de estilo occidental. Son países muy distintos, que han sufrido el peso de una historia muy dura y dramática, de múltiples cambios e invasiones, huellas que se ven incrustadas en los corazones de sus metrópolis y en los rostros de sus habitantes. Es imposible disfrutar de estos países sin conocer y sentir dentro de uno mismo las sensaciones de su increíble historia, cultura, tradiciones y folklore. Si partimos de esta base, descubriremos que Bulgaria es un mundo lleno de apasionantes maravillas, porque aparentemente fría y distante, es un alma cálida con un gran corazón humano que abre su hospitalidad para acoger al aventurero avidoso de nuevas experiencias.

Bulgaria fue habitada por diferentes naciones a lo largo de los siglos: tracios, romanos, bizantinos, eslavos, proto-búlgaros y turcos. En consecuencia, incorpora un vasto universo de testimonios arqueológicos, culturales e históricos, un inmenso legado al que hay que añadir las influencias rusas y las propias búlgaras. Por todo ello, en Bulgaria, se mezclan muchos contrastes, radicales por una parte y curiosos e inquietantes por otra; al tratarse de un país situado en medio de una estrategia geográfica, los Balcanes, ha sido invadido, saqueado y devastado multitud de veces, que siempre ha tenido que luchar por su supervivencia; por este motivo, el símbolo de Bulgaria es el león que rompe las cadenas del yugo invasor.

Bulgaria ha sido siempre una nación con deseos de libertad y actualmente, pugna por salir de su pasado histórico y reconstruir una modernidad que le fue negada por su cruento pasado. Almas de piedra y metal muestra un claro reflejo de esa fuerte psicología latente, donde los distintos artistas forjadores han sabido crear multitud de sentimientos contrastados y dramáticos para dejar un legado artístico y cultural inalterable en el paso de los tiempos.

Este espacio es el resumen de mi impacto por este conglomerado de mágicas tierras donde el rugido indomable y legendario del león búlgaro retumba como un eco eterno que busca su lugar en la historia. Espero que lo disfrutéis.

Texto y fotos: Karl Flaqué Monllonch.-

BULGARIA EN FOTOS (MIS VIAJES)







Fotos: Karl Flaqué Monllonch (Todos los derechos reservados).-