martes, junio 22, 2010

LOS BÚLGAROS QUE MURIERON EN EL TITANIC


 Antes de zarpar
 Dimensiones del Titanic
 El Titanic zarpa
Hundimiento del Titanic
Restos hundidos del Titanic
Restos hundidos del Titanic

Hay pequeños lugares en el mundo que sin buscarlo se convierten de repente en historia. Beli Osam es un pequeño pueblo de la región de Troyán, al norte de Bulgaria en cuyo seno nunca ocurrió nada trascendente hasta que un día se transformó en leyenda. Pero pocos saben que esa desconocida localidad de las profundas montañas de Bulgaria, está relacionada, en cierta medida, con el mayor naufragio de la historia: el hundimiento del Titanic.

Pocas catástrofes marítimas han sido tan comentadas, tan discutidas como la del lujoso Titanic, el buque más moderno, rápido y lujoso de su época que se hundió a 4.000 metros de profundidad en las aguas heladas de Terranova, el 14 de Abril de 1912 en su viaje inaugural, llevándose consigo la vida de mil quinientos pasajeros entre los que se encontraban miembros de la alta sociedad americana y británica y muchos pasajeros y operarios de diversas nacionalidades, entre ellos, algunos ciudadanos búlgaros. El gigantesco navío se rompió en dos partes que quedaron en el fondo del océano a más de 600 metros de distancia una de otras.

KarlFM.-

 *****

Kalyo Nénov

Casa de Kalyo Nénov en Beli  Osdam

A bordo del trasatlántico había búlgaros del área de Troyán. Uno de ellos, sin embargo, logró escapar de la muerte por milagro y años más tarde regresó a su pueblo natal donde levantó una casa magnífica. En la actualidad, la morada es un complejo etnográfico que contiene una colección de museo interesante, y el que quiera puede alojarse allí y sumergirse en otra época.

Corría el año 1912. En la muchedumbre ante la oficina de la agencia de viajes había un muchacho de 16 años llamado Kalyo Nénov. El joven apretaba en la mano una bolsita con 30 monedas de oro, el precio del pasaje a la tierra soñada por él: Estados Unidos. Con cincuenta paisanos más, Kalyo partió a Southampton, uno de los principales puertos de Inglaterra, donde debía embarcarse a bordo del Titanic.

"Los habitantes del área de Troyán eran gente de mente abierta y espíritu aventurero. Por esto muchos vecinos de la zona se fueron al extranjero en busca de dinero fácil y felicidad" -dice Tzvetán Dimitrov, dueño del complejo etnográfico Los Cántaros en la aldea de Beli Osam.

Mas no todos los búlgaros que adquirieron pasaje para el Titanic subieron a bordo del barco infortunado. Caídos en la euforia, en la víspera del viaje, algunos de ellos se emborracharon, esquivando así la muerte en las aguas heladas del océano. Otros, como Kalyo, decidieron vender su boleto en el último momento a un precio exorbitante y tomar la próxima nave que levara anclas en dirección a la Tierra Prometida. Se supone que todos nuestros connacionales, unos cuarenta aproximadamente que viajaban en tercera clase, encontraron la muerte a bordo del Titanic.

"Siete de ellos eran de la vecina aldea de Gúmoshtnik, comenta Tzvetán Dimitrov, ahí hay un monumento en su honor donde llevamos a menudo a los turistas. Del cercano pueblo de Sénnik murieron dos, y hay uno que sobrevivió. Pero la mayoría de las víctimas, alrededor de 11, son de Sádovets, un pueblo en las proximidades de Pléven (Bulgaria Septentrional). Cuando el Titanic se hundió muchos de nuestros compatriotas que vendieron su pasaje renunciaron a viajar a Estados Unidos. Pero no era ése el caso de Kalyo quien, a pesar de todo, se fue y se quedó allí nueve años". 

En el Nuevo Mundo Kalyo Nénov trabajó como carpintero y albañil, prosperando en todas sus empresas. Ganó, además, una enorme cantidad de dinero en juegos de azar y en 1921 regresó a su aldea, Beli Osam, donde levantó una magnífico casón junto a su casa natal. Hasta hoy día los habitantes del pueblo guardan recuerdo de su fabulosa fortuna, y también de su generoso corazón.

"Cuando compramos ambas casas para convertirlas en un hotel familiar, no sabíamos nada de esta emocionante historia, hasta que hallamos, escondida en la despensa, una vieja valija de madera. En ella estaba escrito: "Varna - Nueva York”. Dentro había fotos, cartas y documentos - entre éstos la libreta de ahorros de Kalyo, que contenía $ 350, una gran cantidad de dinero en aquel entonces” -continúa Tzvetán. Los nuevos propietarios decidieron conservar intacto el estilo Renacentista de las casas y en una de ellas ordenaron una colección de museo que da a conocer la vida de Kalyo”.

Traspasando el umbral del complejo, el visitante cruza en otra dimensión donde todo está hecho de madera y piedra, y las alfombras antiguas y los armarios son auténticos. Los turistas extranjeros, fascinados por el hotel antiguo, se alojan allí todos los veranos. "Los turistas quieren saber más sobre nuestros compatriotas que murieron a bordo del Titanic, preguntan por los detalles, ven las fotos de Kalyo, nos hacen leer su correspondencia… Total, esta historia se ha convertido en una importante atracción turística”, resume Tzvetán Dimitrov. Según él, el espíritu de Kalyo sigue habitando la casa antigua, donde cada rincón guarda el recuerdo de este búlgaro que osó cumplir sus sueños.

Texto de Veneta Nikólova 
Versión en español por Daniela Radíchkova
© 2010 Radio Nacional de Bulgaria. Todos los derechos reservados.
Fotos de Kalyo Nénov y Belo Osdam: Veneta Nikólova 
Fotos Titanic: Google Images

viernes, junio 11, 2010

BULGARIAN POP CHALGA

Andrea & Azis & Kitaeca


La música es un metalenguaje capaz de sintetizar por si mismo la cultura de distintos pueblos ya que el sonido posee esa profunda peculiaridad de aglutinar el espíritu de las diversas culturas y del sentir humano sin importar los espacios ni los tiempos. No hay lugar en la tierra donde no exista la música como vehículo conductor de la historia, de sus habitantes y hechos, de sus aportaciones en todos los sentidos; la música es capaz de alcanzar incluso las galaxias más lejanas. Por tanto siempre que viajo me impregno de la música del lugar, y eso, me ayuda a conectar con la nueva cultura que desafía mi existencia.

Bulgaria, no es el paraíso de las Seychelles ni posee la belleza cuidada de la legendaria Francia pero es una tierra donde la música tiene ese magnetismo que te conecta con el núcleo potente de su historia. Desde los tiempos inmemoriales las mujeres búlgaras han sido quienes han interpretado y transmitido la música tradicional de su pueblo. Quizás por eso, hoy en día, siguen aun poseyendo ese notable talento.

Bulgaria es una tierra edificada por la huella profunda de distintos pueblos que han ido cruzando los Balcanes o se han establecido en ellos dejando sus influencias incrustadas en el tejido cultural de la nación: hunos, turanios, altaicos, eslavos, tracios, protobúlgaros, otomanos. El folklore musical refleja pues la energía creativa del pueblo búlgaro y sus influencias de contrastes. Cada región posee sus propias danzas y músicas que reflejan las distintas ocasiones y se distinguen por su enorme variedad rítmica. El Kaval, la Gaida y la Gadulka (flauta, gaita y violín popular) son los instrumentos nacionales más populares.

Desde hace tiempo ha cobrado mucha importancia un estilo muy característico de los Balcanes que se ha denomina Chalga y que muchos búlgaros escuchan con entusiasmo, aunque otros lo rechazan de pleno. En realidad el Chalga es un estilo mezclado de elementos búlgaros, serbios, árabes, turcos, macedonios, griegos, gitanos de Romania, con algunos toques de flamenco y música Klezmer, la música de los judíos Askenazíes de Europa Oriental. Es conocida por la repetición de temas y ritmos musicales, la danza y su estilo de baile llamado Kyuchek en búlgaro.

La palabra Chalga deriva del vocablo turco “çalgı”, que significa "instrumento musical".” Curiosamente durante el período socialista en Bulgaria, la Chalga estuvo censurada porque el presidente comunista del país, Todor Zhivkov, decidió alejar las tradiciones orientales porque las consideraba inferiores a las que tenían raíces puramente eslavas. Además la Chalga incluía bailes muy provocativos y letras incluso lascivos, por lo que su moral se consideradaza muy dudosa.

Cuando en 1989 cayó el régimen comunista de Zhivkov, se levantaron las restricciones y la Chalga recobró su fuerza y libertad. Una nueva generación de músicos atrajo la atención de público, interpretando canciones que podrían haber dado lugar a fuertes sanciones oficiales sólo un año antes. A partir de entonces la Chalga fue creciendo y hasta alcanza la enorme popularidad que goza actualmente gracias a la fusión con otros estilos como el romaní, el rap, el hip hop.

La Chalga dispone de sus propios "clubs" y pubs donde algunos de ellos son los lugares más exclusivos de la ciudad (hay que reservar una mesa con una semana de antelación). La Chalga básicamente utiliza el búlgaro en sus textos pero a veces varían de lenguaje, mezclandose con otros idiomas como el turco, serbio, romaní, macedonio, inglés, español o árabe.


Las cantantes son verdaderas playmates, sacadas casi de fábrica, moldeadas con cuerpos espectaculares, estilismos de ensueño y cabellos y maquillajes super fashions. Sus estrellas tienen nombres artísticos como Gergana, Andrea, Anelia, Malina, Preslava, Gloria, Raina, Emilia, Valia, Kamelia, Desi Slava, etc. Son las clásicas mujeres que te paralizan el metabolismo porque producen una aceleración libidinosa hasta cotas de altísimo voltaje. Son chicas de Ferrari, Barbies de glamour, inalcanzables para la mayoría, de ahí que muchas de ellas se codeen con gente de altos vuelos económicos, sin importarles incluso la legalidad de los mismos. Al margen de su belleza o glamour, algunas de ellas poseen voces muy elaboradas, probablemente una peculiaridad muy común en Bulgaria.

No cabe duda de que estas divas de las Mil y Una Noches están de perlas, pero las canciones Chalga, salvo algunas excepciones, personalmente me resultan muy parecidas. También existen versiones de cantantes Chalga en su versión masculina pero la nota dominante y glamorosa la aportan la versión femenina. Personalmente me gustan Anelia y Preslava, dos mujerea hermosísimas con algunas canciones preciosas. A continuación os presento una pequeña selección de algunos videos y canciones que más me gustan de este estilo ya que existen multitud de videos donde se vislumbran auténticos bellezones pero musicalmente las canciones resultan bastante pastelosas. Una de las canciones que más me gustan por su ritmo arabesco es Nameri si Maistora de Gloria, un temazo chalga que combina sensualidad, exotismo, voz, movimiento, glamour, ritmo y calidad.

VIDEOS

Anelia
http://www.youtube.com/watch?v=bGP1_LDfhJI
http://www.youtube.com/watch?v=GT-PukhIl58

Gloria
http://youtu.be/36c7HgdaFr0

Gergana
http://www.youtube.com/watch?v=2HaDA9TnmWc

Gergana / Anelia
http://www.youtube.com/watch?v=lzSeQLSkUng

Maria
http://www.youtube.com/watch?v=zD97Ohz7LNk

Preslava
http://www.youtube.com/watch?v=-GKmXYMpSVc
http://www.youtube.com/watch?v=0fapx2hrS18

Andrea
http://www.youtube.com/watch?v=RB0S8dcwQDE

jueves, junio 03, 2010

BULGARIA, PATRIA DEL YOGURT

Lo maravilloso de viajar es la capacidad que tiene el desplazamiento para descubrir y sorprender, para aumentar nuestras capacidades humanas y transgredir lo cotidianamente conocido; para mi viajar es una condición base para vivir, para crecer como persona y sentir cosas que de otra manera son imposibles de experimentar. Pero viajar es también oler y saborear las diversas gastronomías de los lugares que visitas. Si bien es cierto que hay viajeros que no dan importancia a eso y comen “cualquier cosa”, la gastronomía es un valor imprescindible en todo viaje porque los hábitos alimenticios constituyen los rasgos más queridos y duraderos de una cultura. Estas tradiciones a menudo reflejan las creencias y valores de la gente y son una de las últimas características culturales que se pierden. Cuando viajé a Bulgaria por primera vez, me impactaron dos alimentos básicos: el yogurt búlgaro y el queso blanco Sirene, ambos únicos en el mundo por su increíble calidad y sabor. En este blog hablaré del famoso yogurt búlgaro, uno de los pilares de la gastronomía en Bulgaria y también el ingrediente principal de muchos de sus platos.

El yogurt, en su aspecto genérico, es un producto consecuente de la fermentación bacteriana de la leche. Su origen data de épocas muy lejanas y en todas las culturas ha sido un alimento especial cuyas propiedades se han asociado siempre a la buena salud humana. Se dice que su ingestión diaria es el secreto de la larga vida de los búlgaros. ¿Por qué ese yogurt es tan especial y distinto a otros?.

Genghis Khan utilizaba el yogurt como comida para su ejército y como conservante de la carne. También se relaciona el origen del yogurt búlgaro con los protobúlgaros (antepasados de los búlgaros y originarios de Asia) ya que éstos producían una bebida de leche agria a partir de las yeguas de caballo que denominaron Kumis. Se dice que estos protobúlgaros una vez llegaron a Bulgaria, obtuvieron una especie de yogurt llamado Katak a partir de la cría de ovejas (ver: http://www.cuisineeurope.com/cms/en/recipes-bulgaria-katak-en). El yogurt búlgaro se menciona por primera vez en la literatura en el siglo VIII bajo su nombre turco “yoğourt” que significa amasar o mezclar con un utensilio, no obstante se dice que el origen de su nombre proviene del término búlgaro: "jaurt". Se carecen de datos definitivos sobre el verdadero origen de yogurt búlgaro pero los expertos suelen esbozar dos posibles teorías.

La primera de ellas sugiere que el yogurt búlgaro proviene del pueblo Tracio, aproximadamente hace unos 4000 años A.C. Según esta hipótesis los antiguos Tracios descubrieron, intencionadamente o por casualidad, que la leche fermentada tenia mejor consistencia que la leche fresca y que al mezclarse aquélla con leche fresca hervida, se obtenía una nuevo producto que denominaron "leche agria"; dicen que esta leche contenía ya las bacterias básicas del yogurt búlgaro: Lactobacillus Bulgaricus y Streptococcus Thermophilus, las dos bacterias únicas y responsables de las capacidades curativas del yogurt búlgaro. Desde Tracia, el producto se expandió a tierras turcas y posteriormente al interior de Asia y Península Balcánica.

La segunda teoría proviene de los asentamientos culturales en las antiguas tribus del Este asiático, donde la producción de leche era labor de los ganaderos nómadas que se desplazaban con sus animales entre grandes distancias a fin de encontrar pastos de mejor calidad. “Durante estos largos recorridos, la leche se convertía en el alimento principal de la supervivencia humana. Sin embargo, a 40 grados de temperatura, los pastores tenían que consumirla inmediatamente después de ordeñarla, a fin de evitar que se "cortase" y adoptase un sabor agrio muy poco agradable al paladar. Estos pastores nómadas intentaban preservar la leche fresca obtenida de las vacas, ovejas, cabras, yeguas y camellos, en recipientes hechos de partes de animales como pieles o estómagos. Dice la leyenda, que el yogurt fue descubierto por el descuido de un pastor que se olvidó un poco de leche fresca en una de estas pieles y que más tarde la encontró transformada en algo más denso y sabroso. Sea como fuera cualquiera puede probar que ordeñando al aire libre, la leche sufre en poco tiempo una transformación natural por los efectos de los gérmenes que hacen que la misma se coagule y fermente. Por tanto se supone que los primeros yogurts genéricos fueron consecuencia de una fermentación espontánea, probablemente a causa de la acción de alguna bacteria del interior de las bolsas de piel de cabra que se usaban como recipientes de transporte

Siglos más tarde el Premio Nobel en Fisiología y Medicina, Iliá Mechnikov, un reconocido científico ucraniano fundador de la ciencia de la inmunología, describió el yogurt búlgaro como un excelente agente antienvejecimiento demostrando que contenía bacterias capaces de convertir el azúcar de la leche (lactosa) en ácido láctico y que este ácido hacía imposible el desarrollo de bacterias dañinas en el intestino derivadas de la descomposición de los alimentos.

“La bacteria causante de la fermentación láctea fue descubierta en 1903 por el doctor búlgaro Stamen Grigoroff, quien publicó y presentó su trabajo científico ante el Instituto Pasteur de Paris (Francia). En su honor, la nueva bacteria descubierta fué llamada inicialmente Bacterium Bulgaricum Grigoroff, aunque después pasó a denominarse Lactobacilus Bulgaricus. Este científico demostró que esta bacteria bloqueaba la proliferación de otras bacterias consideradas patógenas, logrando, por ejemplo, retrasar el proceso de envejecimiento del organismo humano. Lo más sorprendente es que la Lactobacilus Bulgaricus, desarrolla las citadas cualidades y características sólo en el territorio de Bulgaria ya que trasladada a otras latitudes, la bacteria se transforma y, aunque el yogurt sigue teniendo un sabor similar al original, sus propiedades no son las mismas perdiendo incluso su capacidad para retrasar el proceso de envejecimiento. Por consiguiente, se hace necesaria la adquisición del agente fermentador búlgaro original. Hay 21 países de todo el mundo que compran este agente a Bulgaria. El principal consumidor de yogurt búlgaro (exceptuando por supuesto a la propia Bulgaria), es Japón. En 1972, la corporación japonesa Meidji Group compró la licencia para producir yogurt búlgaro. Los japoneses consideran al yogur búlgaro como uno de los tesoros más grandes de Bulgaria, y consumen anualmente 200.000 toneladas de este producto, realizando la fermentación con el agente original comprado en Bulgaria. Kuup Schweiz consiguió en 1997 la exclusividad para el mercado Suizo. Otros países a los que se exporta el agente fermentador original, son Francia, Alemania, Corea del Sur, etc” (Nedko Nedev).

Desde la antigüedad el yogurt ha sido considerado como una comida valiosísima capaz de contribuir positivamente en la salud humana y en longevidad de la vida. ¿A qué se debe esto? El consumo de yogurt búlgaro genera cambios en el ambiente del intestino ya que suprime el desarrollo de microorganismos patógenos y estimula la síntesis de mucosas que refuerzan la resistencia física intestinal.

El yogurt búlgaro estimula también el sistema inmunológico del cuerpo humano dado que aumenta los linfocitos citoquinas (células macrófagas que nos defienden de las enfermedades) y refuerza la síntesis de interferon gamma que bloquea la multiplicación de virus. Después de que 5-6 horas de estar en el intestino delgado, el yogurt búlgaro entra al intestino grueso. El colon es el bioreactor de cuerpo humano y su microflora consiste en más de 500 especies microbianas. Estudios dirigidos en Francia demostraron que los consumidores de yogurt búlgaro están menos propensos al peligro de cáncer de colon. Las substancias con actividad anticancerígenas son biosintetizadas por las bacterias del yogurt en el curso de la fermentación del ácido láctico.

El yogurt búlgaro es asimismo una fuente irreemplazable de calcio biológicamente accesible para el organismo humano. Se estima que el yogurt entrega el 75% del calcio que necesita diariamente la población de Europa Occidental y America del Norte. El calcio contenido en el yogurt enlaza los ácidos de la bilis y previene la irritación de la membrana mucosa. Es más, el calcio en el yogurt búlgaro protege el organismo humano de las enfermedades intestinales. Junto con la acción especifica del Lactobacilus Bulgaricus y el Streptoccocus Thermophilus la concentración alta de calcio en el yogurt promueve el establecimiento de un ambiente intestinal que inhibe los microorganismos patogénicos. El consumo de yogurt búlgaro también se recomienda para las personas que sufran de tensión arterial alta.

El yogurt búlgaro es útil para sanar la diarrea. La combinación del bajo pH producido por la microflora del yogur búlgaro con la biosíntesis microbiana hecha por los compuestos antibióticos del yogur son un tratamiento eficaz para la diarrea y la diarrea causada por la intolerancia a la lactosa. Por consiguiente la Organización de Salud Mundial recomienda en caso de diarrea que se reemplace la leche fresca por el yogurt. 

Además de sus calidades biológicas notables el yogurt búlgaro posee un alto valor nutritivo. El ácido láctico mejora el movimiento peristáltico del duodeno, intestino delgado y grueso. El yogurt búlgaro es más fácil de digerir comparado con la leche fresca y contiene grandes concentraciones de aminoácidos libres. El yogurt búlgaro es una poderosa herramienta biológica para fortalecer la salud humana. Estamos convencidos de que la producción de yogurt búlgaro debe estar fabricado de acuerdo con las normas de la más alta calidad y bajo estrictas directrices tecnológicas, higiénicas y microbiológicas” (http://www.hopekus.com/).

miércoles, junio 02, 2010

CURIOSIDADES BÚLGARAS (1)


La primera pieza de oro trabajada en el mundo fue encontrada en la necrópolis búlgara de Varna ( 4500 – 4000 a.C.).

En la Necrópolis de Varna fueron encontradas inscripciones datadas entorno a 500 a.C., considerados por algunos científicos como los ejemplos de escritura más antiguos descubiertos hasta el momento.

El estado más antiguo de Europa, que además es el único que desde su establecimiento conserva un mismo nombre es Bulgaria

Muchos historiadores actuales opinan que la Gran Muralla China fue construida para proteger de los ataques infalibles de los ejércitos protobúlgaros.

La estatura media de los europeos durante la Edad Media era de 160 cm., mientras que la de los protobúlgaros era de 175 cm. Los árabes se quejaban de que hacían falta diez de los suyos para vencer a uno de los búlgaros. Esto se explica con el gran consumo de carne, ya que los protobúlgaros eran muy buenos ganaderos. Además mantenían un buen estado físico mediante ejercicios, que normalmente se practicaban durante el servicio militar, que era obligatorio y duraba entre 1 y 2 años. 

Bulgaria es el principal productor de aceite de rosas del mundo.

Bulgaria es el único país del mundo en donde puede vivir el Lactobacillus Bulgaricus en condiciones naturales, que es la bacteria que hace posible la producción del yogur.

El microprocesador, que utilizan los ordenadores actuales fue inventado por el búlgaro John Atanasov.

La canción folklórica búlgara “Izlel e Delio Haidutin” interpretada por Valia Balkanska fue grabada como parte del mensaje que la Humanidad para otros mundos y fue enviada al espacio en la sonda Voyager.

En la ciudad sagrada tracia de Perperikon fue donde a Alejandro Magno le predijeron que llegaría a conquistar el mundo.

Bulgaria es la cuna de los míticos Orfeo y Dionisio, y también del héroe Espartaco.

Fuente: http://www.rivastour.com

martes, junio 01, 2010

BULGARIA Y LOS BÚLGAROS. EL ORIGEN DE SU NOMBRE

 
Courtesy TerritorioScuola

Cuando se intenta encontrar el origen de un pueblo es fácil perderse entre un océano pleno de teorías diversas; poner en orden tal caos y mantener una línea coherente y verdadera es una tarea muy compleja que muchas veces es difícil de alcanzar. Hay pueblos donde estos orígenes son más asequibles de construir, sin embargo, otros, debido a su propia complejidad y dinámica se prestan a múltiples interpretaciones. Cuanto más se mueve y mezcla un pueblo más complicado resulta ponerlo en orden. Bulgaria es uno de ellos.  

KarlFM.-

Según el artículo "Bulgaria y los búlgaros. El origen de su nombre", de Andrey Melamed (conversión en español de Ludmila Petra) aparecido en la web de Radio Nacional de Bulgaria ....

Existen muchas teorías acerca del orígen del pueblo búlgaro sin embargo de todas ellas la más aceptada es que la comunidad étnica tribal de los búlgaros se originó en el Asia Central, concretamente en el noroeste de Pamir y Tian Shan, en el macizo de Altai, una cordillera de Asia central que ocupa territorios de Rusia, China, Mongolia y Kazajistán. (Wikipedia: "El nombre de Altai viene del turco, Alytau o Altay, que significa Montañas de Oro. Las Montañas Doradas de Altai fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad natural de la UNESCO en el año 1998 debido a su biodiversidad de flora y fauna especiales").


Según los estudios más modernos, parece ser que los búlgaros forman parte de una comunidad lingüística turanio-altaica a la que pertenecieron también los hunos y otras etnias afines. “La tradición escrita medieval asocia este nombre al río Volga. Se admite que se deriva del verbo turanio bulg, es decir mezclar, revolver, y de ahí el nombre búlgaro se interpreta como sinónimo de mixto,heterogéneo. Se admite igualmente la asociación del gentilicio con el vocablo alano bilgeron, que significa gente de los confines, de los extremos. Otra hipótesis, más reciente, afirma que búlgaro es el nombre que el pueblo en cuestión se daba a sí mismo todavía en Asia Central y que se derivaba de bulgar, vocablo que denotaba un animal de la familia de la marta, que los búlgaros criaban por su valiosa piel”.


Los búlgaros se integraron en el Gran Éxodo de los Pueblos que se produjo en el período que va desde los siglos III a II a. C. hasta el II d. C. estando su destino unido al de los Hunos, ya que los búlgaros formaban parte del poderoso Estado de Atila. Parte de los búlgaros en aquel entonces se radicó en el norte del Cáucaso, otra parte se estableció en la ribera norte del mar Negro y un tercer grupo siguió con los hunos en su marcha hasta Europa Central y Occidental.


La derrota de los Hunos en 451 y la muerte de Atila dos años después, en 453, llevaron a la disolución de aquel Estado extenso e inestable. Las distintas etnias que lo formaban se dispersaron y cada una siguió su camino. El cronista godo Jordanes (siglo VI) nos informa que Ernah (o Irnih), el hijo menor de Atila, se radicó en el extremo de la provincia de Escitia Menor, actualmente la región de Dobrogea, al sur del delta del río Danubio, una región donde hoy encuentran Rumania y Bulgaria.


En la segunda mitad del siglo V los búlgaros intervinieron en la existencia del Imperio Bizantino, la gran potencia de la Península Balcánica. Inicialmente lo hicieron como aliados del Imperio (en 480, 486 y 488) y posteriormente como enemigos. Las primeras incursiones búlgaras al sur del Danubio datan de los años 493, 499 y 502. En el año 514 los búlgaros ya estaban involucrados en la política interna de Bizancio, como aliados de Vitaliano en el conflicto con su rival Justiniano. Los búlgaros siguieron irrumpiendo en los Balcanes hasta mediados del siglo VI, concretamente en los años 535, 540 y 552. En la misma época, en los años 40 y 50 del siglo VI, numerosos grupos de búlgaros participaron como mercenarios en las guerras que el ya emperador Justiniano I (527-565) llevó en Italia.


En los años 630 a 632 la tribu búlgara de Hunogundures, presidida por el Khan Kubrat (Kurt en algunas fuentes), creó su Estado, que las crónicas bizantinas definen como Antigua Gran Bulgaria. Su existencia se prolongaría por unos treinta años. Poco después del año 663, Kubrat murió, justamente cuando acababa de aparecer en las fronteras orientales de la Gran Bulgaria un nuevo y peligroso enemigo: los Jázaros. Estos últimos fueron importantes aliados del Imperio Bizantino contra el Imperio Sasánida, además de una significativa potencia regional en su momento de máximo esplendor;  emprendieron una serie de guerras, todas victoriosas, contra los califatos árabes, evitando así posiblemente la invasión de Europa Oriental. A finales del siglo X, su poder declinaría frente al Rus de Kiev, desapareciendo misteriosamente de la historia. Con la muerte de Kubrat, el Estado búlgaro se disolvió y se dividió en cinco estados porque cinco fueron los hijos y sucesores de Kubrat.


El primogénito Batbayan (o Bayan) permaneció en la patria y se sometió a los jázaros; otra rama de los búlgaros se dirigió al río Volva donde formó un nuevo Estado que subsistiría hasta el siglo XIII; un tercer grupo, al frente con Kuber, se desplazo a Panonia y luego descendió hasta Macedonia; y un cuarto, capitaneado por Alcek, alcanzó Italia. Asparuj, el tercer hijo del Khan Kubrat, condujo la tribu búlgara más conocida de los Hungundures, hacia la Península Balcánica. Sus frecuentes expediciones de saqueo condujeron a la realización de una expedición punitiva contra ellos, mandada por el emperador bizantino Constantino IV. Al fracasar esta expedición, el Imperio bizantino se vio obligado a aceptar la existencia del Imperio Búlgaro, y a pagarle un tributo anual para evitar incursiones. El año 681, en que Bizancio reconoció por primera vez al estado búlgaro, es considerado la fecha de nacimiento de la moderna Bulgaria.


Saludos.-