viernes, mayo 07, 2010

LOS BÚLGAROS SE DECLARAN FAVORABLES A REFORMAS EN EL ESTADO

Los búlgaros opinan que pagan demasiado caro por los servicios administrativos, creen que la corrupción debe terminar y que debe existir una mejor organización del proceso del trabajo y una mayor competencia de los funcionarios.

Mira Radeva, directora de la agencia MBMD.


Apenas el 17% de los búlgaros ven con optimismo la perspectiva del país en los próximos meses. Son dos veces más quienes estiman que las cosas empeorarán, y el 45% no espera cambios de la situación.

En opinión de la gente, el principal problema que afronta hoy el país es el desempleo, seguido por los bajos ingresos. La corrupción y la mala gestión resultan hoy menos preocupantes para los búlgaros que el período del anterior gobierno, de la coalición tripartita del partido Socialista, el Movimiento Nacional de Estabilidad y Progreso y el Movimiento por Derechos y Libertades.

Lo evidencian los resultados de un sondeo sociológico realizado a finales de abril por la agencia MBMD. La Administración Pública, la sanidad, el sistema de pensiones y la educación son los principales ámbitos que el Gobierno de Boiko Borisov se ha comprometido a reformar. Sin embargo, se mantiene la insatisfacción de la gente por el funcionamiento de la Administración Pública (67%), es aún mayor el descontento del funcionamiento del sistema sanitario (76%) y del sistema de pensiones (79%).

¿Por dónde deberían empezar las reformas en opinión del ciudadano búlgaro de a pie?

“En el caso de la Administración Pública, por la reducción del personal -manifiesta Mira Radeva, directora de la agencia MBMD- La gente opina que estamos pagando demasiado caro los servicios administrativos. El segundo punto es la disminución de la corrupción, una mejor organización del proceso de trabajo y mayor competencia de los funcionarios. Del sistema de sanidad la gente espera una mejor atención. Otros cambios necesarios son eliminar la corrupción y disminuir la burocracia. En lo que respecta a la jubilación, la gente espera un aumento de las pensiones, y un 9% de los consultados reclama no aumentar la edad para jubilarse. Parte de los búlgaros se declaran partidarios de una reforma global del sistema de jubilación. Hay quienes incluso dicen que es preciso disminuir la edad para la jubilación. En la esfera de la educación, las mayores reclamaciones son recrudecer la disciplina, mejorar la calidad de los libros de texto, elevar la capacidad de los profesores y mejorar las instalaciones escolares”.

Los resultados del estudio muestran, además, un alto apoyo social a los propósitos declarados por el Gobierno de imponer limitaciones financieras y reformas estructurales en la Administración Pública. Gozan de un amplio apoyo público las reformas consistentes en que las empresas paguen multas más cuantiosas por la mora en el pago de impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social. Sigue siendo muy sensible para los búlgaros el tema del sistema sanitario.

“El 60% de los consultados está descontento de la atención médica y no se siente tranquilo con el actual estado del sistema de salud -explica Mira Radeva- Esto es muy alarmante. Cerca de la mitad de los consultados han viajado a una ciudad vecina para recibir la atención médica que necesitaban. Las más de las veces son vecinos de poblados pequeños, inclusive de algunas capitales de provincia, en los que es deficiente el desarrollo del sistema sanitario. La gente opina que los hospitales pequeños no cuentan con los especialistas necesarios ni con buenos aparatos. Se quejan, además, de las condiciones precarias de las instalaciones hospitalarias”.

La Policía y el Gobierno son las dos instituciones que gozan de mayor credibilidad pública. El rating del primer ministro, Boiko Borisov, registra un ligero decrecimiento de dos puntos lo cual, en opinión de Mira Radeva, se debe a los efectos de la crisis económica. Además, por primera vez desde hace varios años se le ha adelantado en el apoyo público de que goza el ministro del Interior, Tsvetán Tsvetanov.

“Posiblemente la razón radique en que el ministro del Interior capitaliza los éxitos del Gobierno en la lucha contra la delincuencia y la corrupción -dice Mira Radeva- Se han realizado operaciones policiales de gran resonancia, han sido detenidas muchas personas, han sido presentados escritos de acusación. Evidentemente la sociedad había esperado largo tiempo ver un gobierno que se delimitase tajantemente de la delincuencia. Sabemos que en los 20 años de transición la gente había quedado con la sensación de que la única manera de amasar fortuna era a través del delito y que, además, el poder económico y el político se habían entrelazado de modo inaceptable. La verdadera razón por la que el ministro del Interior gusta algo más que el primer ministro Borisov es que su ámbito de actuación es el único en que no se han producido fallos graves y en el que se van ganando batallas. Boiko Borisov, en cambio, se responsabiliza de las actuaciones de todo el Gabinete y de los efectos dolorosos de la reforma en todos los ámbitos”.

Autor: Rumiana Tsvetkova
Versión en español de Raina Petkova
Publicar un comentario