domingo, diciembre 17, 2006

EN BUSCA DE LA LIBERTAD. LA REBELION DE ABRIL

"El 20 de abril de 1876 (dos de mayo, según el calendario gregoriano, introducido muy tarde en Bulgaria), en la pequeña ciudad de Koprívshtitsa, al pie de la cordillera de los Balcanes, se escuchan repentinamente tiros de fusil. Los revolucionarios locales que preparan una rebelión nacional, atacan primero a los policías turcos llegados a detenerlos. Empieza así un acontecimiento que se convierte en grandioso drama tanto búlgaro. El Levantamiento de Abril de 1876 marca una línea divisoria indeleble entre los tiempos viejos y los tiempos nuevos de Bulgaria, entre la tiranía y la libertad, entre la barbarie y la civilización.

El Levantamiento de abril de 1876 es precedido por un largo período de maduración espiritual de la nación búlgara y por la acumulación de experiencia en la lucha política. En todo el s. XIX se suceden acciones que contribuyen al nacimiento y la cristalización de la ideología de la revolución nacional, a la formación de estructuras y centros organizativos. Desde 1870 la lucha entra en su fase final. El genio de la revolución nacional Vasil Levski impone con su actividad la estrategia libertadora más correcta: el levantamiento en masa de los búlgaros, sin intervención de fuerzas externas.

La muerte de Levski en 1873 retrasa y aplaza provisionalmente los preparativos revolucionarios, pero a finales de 1875 un grupo de jóvenes patriotas adoptan un plan de acciones y fijan la fecha del levantamiento para la primavera de 1876.

Los jefes de los cuatro distritos revolucionarios en que es dividido el territorio búlgaro y sus ayudantes empiezan el proceso de preparación. En poco tiempo son restablecidos los comités revolucionarios locales fundados por Levski y son organizados otros, nuevos. Es especialmente intensa la actividad en el distrito No.4, donde destaca como líder indiscutible Gueorgui Benkovski.

Toman parte en los preparativos y la realización del levantamiento de abril representantes de las capas medias, de la burguesía ya formada: artesanos y comerciantes. Despliegan una actividad particular los maestros de escuela y el clero. Se les suma en masa la población campesina. Figuran entre los más activos los habitantes de las pequeñas ciudades al pie de la cordillera de los Balcanes y del Monte Ródope en el marco del cuarto distrito.

La asamblea convocada el 14 de abril de 1876 en la localidad de Obórishte, en la montaña Sredna Gora, examina las tareas de la organización y movilización y fija el primero de mayo para el inicio de la acción. Debido a una traición el levantamiento estalla anticipadamente: el 20 de abril en la ciudad de Koprívshtitsa, y abarca rápidamente las villas vecinas.

Es constituido un órgano supremo: el consejo militar, que asume asimismo las funciones de gobierno provisional. Acciones de rebeldía espontánea y organizada empiezan igualmente en el distrito revolucionario de Tarnovo, en la Bulgaria del Norte. Hay intentos de acciones armadas en otros puntos del país.

Independientemente del entusiasmo, la tenacidad y la valentía de los rebeldes, el levantamiento del pueblo búlgaro es sofocado rápidamente. Hasta finales de abril las localidades de las regiones rebeldes son tomadas por tropas regulares turcas y grupos armados de voluntarios musulmanes. Son sometidos a sangre y fuego pueblos y ciudades, son muertos numerosos revolucionarios y civiles. Es especialmente ensañada la represión en la región de la montaña Ródope. Tan sólo en el pueblo de Batak son muertas 3 mil personas, principalmente ancianos, mujeres y niños.

El último acontecimiento significativo, relacionado con el levantamiento, es la hazaña de la unidad rebelde capitaneada por el poeta nacional Jristo Botev que libra encarnizados combates en el noroeste de Bulgaria. Después de la muerte en combate de Botev y de la derrota de este destacamento, en las tierras búlgaras se establece una trágica calma. Aunque estallado anticipadamente y sin contar con buena coordinación entre los diferentes distritos, el Levantamiento de Abril es la acción mas importante en la larga lucha de liberación nacional de los búlgaros, por sus escalas, sus objetivos claros y su fuerte resonancia. Es indicativo de toda la madurez de las aspiraciones de libertad, de la disposición para la lucha del pueblo búlgaro y la disposición al sacrificio en nombre de la libertad.

Los promotores, organizadores y realizadores del Levantamiento de Abril de 1876 no son tan sólo hombres de un gran valor personal, son también políticos sagaces. En la dramática primavera de 1876 pierden el desigual combate contra el enemigo, pero ganan la guerra contra el Imperio Otomano. Tan sólo dos años después, el estado búlgaro resucita de las cenizas para una vida nueva en condiciones de libertad.

El legado de Levski: "Ser iguales a los otros pueblos europeos" fue también el mensaje de los rebeldes de abril. Con su heroísmo en la lucha desigual frente al subyugador ellos mostraron al mundo que los búlgaros estamos listos para restablecer en el mapa de Europa el nombre de Bulgaria."

Versión al español: Vencesláv Nikolov

Mas Info:
http://www.bnr.bg/sites/es/Lifestyle/HistoryAndReligion/Pages/Levantamientodeabril_22_04_10.aspx

VASIL LEVSKI. EL HEROE DE BULGARIA

El 18 de julio del 2006 se cumplieron 167 años del nacimiento de Vasil Levski, sin duda el héroe nacional más amado por el pueblo búlgaro. A fines de los 60 y comienzos de los 70 del siglo 19, Levski creó una red de comités revolucionarios en las tierras búlgaras, con el objetivo de preparar al pueblo para un gran levantamiento armado que consiga la liberación de Bulgaria trás cinco siglos de yugo otomano.

Convertido en Apóstol de la Libertad, Levski abogó por una revolución general que rechazó la tiranía de los sultanes y la sustituyó por una república democrática. “Nuestro objetivo en Bulgaria – escribe Levski – es la fraternidad con todos, sin reparar en religión ni nacionalidad”.

A fines de 1872, como resultado de una traición, Levski fue aprehendido y juzgado por un tribunal especial. El 19 de febrero de 1873 fue ahorcado en las entonces afueras de Sofía. Tres años más tarde estalló el levantamiento que él tanto había anhelado. La rebelión fue aplastada a sangre y fuego, pero a la larga provocó una Guerra entre Rusia y Turquía de 1877 y 1878, que
finalmente liberó a Bulgaria de la dominación turca.

La dedicación del Apóstol a la causa de la lucha y su conducta abnegada en el proceso judicial, su extraordinaria integridad moral, lo han convertido en el ejemplo más claro para generaciones de búlgaros.

Por Veneta Pavlova
Versión al español: Venceslav Nikolov

martes, diciembre 12, 2006

BULGARIA, CRUCE DE CIVILIZACIONES DISPARES

La leyenda cuenta que cuando Dios repartía el mundo entre los pueblos, los únicos ausentes fueron los búlgaros, porque seguían trabajando en el campo. Dios se acordó de ellos cuando ya no le quedaba nada de tierra por repartir y para premiar su laboriosidad les obsequió un pedazo del Paraíso - ese cuerno de la abundancia en el centro de los Balcanes, que desde aquel entonces lleva el nombre de Bulgaria.

Sin exagerar, este es un país que no desencanta a los que desean descubrirlo. Situado en un cruce de caminos donde se dan cita antiguas civilizaciones, Bulgaria demuestra su imagen multifacética a los que buscan algo diferente y emocionante. En sus tierras nació el mito de Dionisio y Orfeo, es el país de Espartaco y Tangra, de Cirilo y Metodio, sin olvidar que Bulgaria sigue guardando los vestigios de seis diferentes civilizaciones: tracia, eslava, protobúlgara, romana, bizantina y otomana.

Bulgaria ha sido saqueada y destruida muchas veces, pero siempre ha resucitado de las cenizas para mantenerse siempre viva. La llaman "La Puerta del Oriente" y es el sitio donde conviven ciudades museos, ruinas, ciudades modernas, playas doradas, estaciones de verano, bosques y jardines. Sus monasterios, simples y serenos, han conservado preciosos frescos de insospechable hermosura y al mismo tiempo han sido centros de enseñanza y cultura durante siglos, desempeñado un papel muy importante para conservar la conciencia nacional.

Posiblemente el secreto de lo que significa Bulgaria está en los tres colores de su bandera: blanco, que significa la paz, verde la fertilidad y rojo, la sangre derramada por la liberación nacional.

Bulgaria, uno de los países más pequeños de Europa, sorprende por la variedad de su relieve natural y por sus paisajes de su todavía virgen naturaleza. Es el país de las rosas y del yogur, de las encantadoras voces de ópera y del folklore, del cordial recibimiento de su gente, del mar tibio, de las verdes montañas, de las llanuras, de las fuentes termales y de los numerosos monumentos, algunos declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO. Todo esto convierte a Bulgaria en un rincón del Paraíso que le invitamos a que lo constante con sus propios ojos.

KarlFM.-

Recomiendo la visita web a:
http://bulgaria.web.com.co/cultura/

lunes, diciembre 11, 2006

EL CADUCEO ANTIGUO Y LA TRADICIONAL CELEBRACION DEL AÑO NUEVO EN BULGARIA CON "SUROVACHCA"

Las evidentes semejanzas entre el antiguo atributo divino - el cetro de Hermes-, conocido como caduceo, y la “surovachca” búlgara (llamada también “surovacnic”) ha despertado nuestra pregunta: ¿Podría haber otras similitudes en cuanto al significado o la finalidad entre los dos objetos sagrados?


Fig. 1. Surovachca, el cetro de Hermes y el cetro del arcángel Gabriel

¿Cuáles son la presencia y el significado del caduceo, llamado también queriqueón del griego: “vara de olivo adornada con guirnaldas”?

El caduceo es uno de los símbolos más antiguos. Se encuentra su imagen sobre la copa del rey del antiguo Lagash - Gudea -, de alrededor del año 2600 a. C. Está representado también sobre las monedas más antiguas que conoce la humanidad: las de los pueblos tracio-pelagianos (derones, jones, odrisianos). Con las regiones de Tracia se relaciona también el caduceo como emblema del dios Hermes quien, según Heródoto, era la divinidad de los reyes tracios.

En la mitología egipcia el Hermes tracio era conocido como Toth (Thoth, Tehuti). Es más, antes de su llegada a Egipto, según Apuleyo, Hermes-Thoth había estado en los Balcanes. El lugar de su estancia es conocido como el Argus Pelagiano. El geógrafo de la Antigüedad, Estrabón, señala con este nombre la región de la Tesalia del Norte (que hace límite con Macedonia) y, más exáctamente, los lados orientales de los montes Pindo y Gramos. Cuando Hermes-Thoth deja el Argus Pelagiano, parte para Egipto y una vez allí comparte todo su saber. Según la leyenda dejó a los egipcios los conocimientos de astrología, la escritura, la medicina, la fundición y la magia. Por ello el faraón egipcio Jufu (Queops) construyó la famosa pirámide en su honor. La leyenda transmitida por Apuleyo atestigua el desarrollo de la civilización paleobalcánica (tracio-pelagiana), anterior a la expansión griega, juzgada injustamente como inferior y de existencia casi ignorada. Nuevamente en Heródoto se encuentra la aclaración que los brugoi balcánicos - conocidos más tarde como frusios, frigios, pero también vrugaroi-, son el pueblo más antiguo conocido del mundo, parecer compartido también por los egipcios.

Este Hermes-Thoth tracio-egipcio está conocido en la mitología aria y persa con los nombres de Mihra y Mer: Mithra , por influencia del griego. En la mitología griega, a su vez, Hermes (Ermis) es el mensajero de Zeus (Deu) que se corresponde con el Mer-curio romano cuyas funciones se han reducido, con el tiempo, hasta la protección de los viajeros y comerciantes.

Probablemente el nombre tracio del dios Hermes fuera algo parecido a German (guerman, yerman) con el que se ha conservado en el búlgaro actual también en numerosos topónimos formados por diferentes variantes de german y gramada . En los cantares tradicionales y algunos ritos folclóricos se le nombra como el "Germán de los granizos".

La representación más común del caduceo es el palo con dos serpientes enroscadas en sentidos contrarios. La punta puede terminar ora en bola, ora en cruz, ora en alas. En ocasiones se prescinde del palo, reduciéndolo a las dos serpientes. Esta es su representación en las monedas tracio-pelagianas (pelazgianas). Las serpientes de la época helenística son aladas, con lo que se subraya su carácter celestial y sagrado.

La literatura suele dar las más variadas explicaciones al significado simbólico del caduceo, reconociendo siempre su dualidad. Las definiciones suelen derivarse de las oposiciones alquimistas como “fuego-agua” y “mercurio-azufre” o las modernas “interpretaciones estructuralistas” de “principio masculino y femenino”, “dos serpientes emparentándose en un falo erizado” , etc.

Una curiosísima explicación llamó de manera especial nuestra atención, sobre todo por su aspecto cosmológico, que revela tanto el parentesco semántico, como el ritual entre el caduceo y el survácnic búlgaro. La debemos a Kurt de Gebein quien remite, a su vez, a Atenágoras y Macrobio.

El “palo dorado” (vara dorada) alrededor del que están enroscadas las dos serpientes representa, según ese autor, el ecuador . Pero, y ¿qué significan las dos serpientes representadas, en ocasiones, como aladas? En las representaciones antiguas las alas suelen simbolizar el cielo (los cielos) y el tiempo. En líneas generales también las serpientes enroscadas sugieren el significado del paso del tiempo, pero según el mencionado autor se trata específicamente de una masculina y otra femenina que denotan la trayectoria solar ( varón-día-sur) ; y la lunar ( hembra-noche-norte) a lo largo del paso rítmico del tiempo considerado por años solares .

La serpiente clara (blanca) masculina representa al sol, o sea, su trayectoria visible en la esfera solar (eclíptica) correspondiente a un año, mientras la oscura femenina simboliza la noche. El aumento de su distacia con respecto al palo (el ecuador) significa el crecimiento del día y la consecuente mengua de la noche a lo largo de la primera mitad del año y el proceso contrario durante su segundo período (semestre).

Durante el año ( solar ) el sol sale cada día más al Este, pasando por las 12 constelaciones del zodíaco que han demarcado desde la antigüedad el espacio entre el ecuador y la eclíptica. En este movimiento la trayectoria solar cambia su posición a uno y otro lado del ecuador terrestre. Por ejemplo, durante los seis meses “estivales” , entre los equinoccios de primavera (21.03) y otoño (21.09) el sol describe la órbita de este movimiento en el hemisferio “de arriba” ( norte ), mientras que durante el semestre “invernal” se halla en el hemisferio sur: debajo del ecuador.

Si trazaramos la órbita solar anual pasando por cada uno de los signos del zodíaco y calcularamos su posición de hace alrededor de 2 200 años, obtendríamos este dibujo:


Pero, en realidad, la situación de las constelaciones en la bóveda solar actual ha cambiado desde aquel entonces con un signo hacia el Oeste, así que el cuadro obtenido es el siguiente:


Así, tomando la vertical del esquema como la función sinus que significa la longitud (duración) del día y la noche, obtenemos su rítmico crecimiento y mengua a lo largo de un año, como en el dibujo:



La “surovachca búlgara” es un objeto ritual utilizado precisamente en la celebración del Año Nuevo. Hay que recordar, también, que actualmente se hacen coincidir en el tiempo estas celebraciones de cambio de año con el día del solsticio de invierno , por razones obvias y que hoy en día tenemos un retraso de siete días. La atenta observación del último dibujo explica los porqués de la utilización de la surovachca búlgara que puede reconocerse como un tipo “equinoccio” (Fig. 2ª) y otro “solsticio” (Fig. 3).


Fig . 2A. “Surovacnic” tipo “equinoccio”; B) su variedad “Surovisca” con la corteza pelada en espiral; C) Mártenitza búlgara que guarda relación directa con esta simbología solar.

De la época romana data la reforma que traslada la celebración del Nuevo año del día del equinoccio de primavera al del solsticio de invierno , en las conocidas como calendas januarias o la Kóleda (Navidad) búlgara ( nota del traductor ). Anteriormente los tracios, al igual que el resto de pueblos arios, celebraban el cambio de año en el día del equinoccio de primavera que para ellos era el 1 de Marzo , llamado “kolend ” que significa literalmente “quien da a luz”. En realidad cada mes del calendario romano empezaba por los días de luna nueva que lo “engendraban” (calendas). De allí vino también el término calendario, pero lo interesante es advertir que los búlgaros son de los pocos pueblos europeos que han mantenido esta ancestral celebración de su “Año Nuevo” (el 1 de Marzo) sin perder la noción de la despedida con lo antiguo: las hogueras que se prenden en este día simbolizan tanto la despedida con lo viejo, como el nacimiento de lo nuevo. La fiesta está conocida con el nombre de “Létnic” (Estival). Parecidas festividades en el mismo día y con simbolismo muy parecido conservan también los iranios (arios) occidentales, los kurdos, que son los herederos de los caldeos (cold-/cord-) que llaman la fiesta “nev roz” que significa “ verano nuevo ” (hay que advertir que los idiomas eslavos cuentan, generalmente, los años por veranos y los períodos por semestres, nota del traductor ).

Significativos son también las demás fiestas del tradicional “calendario” búlgaro a lo largo del mes de marzo: los Santos Inocentes (Mladentzi: 09.03) y la Anunciación (Blagoveshtenie, Blágovetz, Blagoetz, etc. -25.03). Después del análisis exhaustivo de la iconografía de la Anunciación se puede constatar que la representación del arcángel Gabriel quien da la “buena nueva” (blaga vest) a la Virgen María se acompaña de un cetro específico en el que se puede reconocer el caduceo de Hermes (German/Thoth). Por lo menos una de estas fiestas o, quizás, las tres habrían estado en relación directa con el día del equinoccio de primavera. Para la celebración de Baba Marta (“Estival”) ya se ha advertido que es calenda (engendrador), mientras que para el día de los 40 Santos inocentes (Mladentzi) existe la leyenda que en él “el sol se da la vuelta para clavar 40 agujas ardientes en la tierra”, mientras que el día 25 de marzo (la Anunciación de la sagrada concepción de la Virgen) guarda relación directa con el de la Navidad celebrada el 25 de diciembre: la popular Koleda del Hijo-Sol (fiesta del nacimiento del sol invictus), aunque celebrada con 3 días de retraso con respecto al día del solsticio de invierno . Es obvio que se trata de una interpretación místico-religiosa del ciclo cósmico marcado por la relación entre el equinoccio de primavera y el solsticio de invierno. El surovácnic de la Fig. 3 representa visualmente que se trata de 6 más 3 meses (9 en total): la cuenta exacta de la preñez de la Theotokós (gr. ‘madre de Dios') con el Hijo de Dios . Su símbolo común es la cruz que precede, con mucho, la época cristiana.

En el caso de la mártenitza (Fig. 2C) las dos fibras entrelazadas simbolizan claramente las dos serpientes: la roja (el sol) y la argento-blanca (la luna). Se transmite, así, inequívocamente el sentido original del paso cíclico del tiempo, que encierra también el surovacnic búlgaro. Los dos filamentos-serpientes de la mártenitza simbolizan, en realidad, las trayectorias de las dos lumbreras del cielo: el sol y la luna; el cambio rítmico del día y la noche durante el ciclo del año solar.


Fig .4. El caduceo (surovacnic) como símbolo de los equinoccios y solsticios del año solar.

Notas:
1. Texto extraido según el artículo original de Mílosh Siderov (en búlgaro).-
2. Referencia de la autora: http://usuarios3.arsystel.com/eremia/index.htm

LA CUEVA UTERO DE NENKOVO (BULGARIA)


Este increíble complejo tracio fue descubierto y dado a conocer en abril del año 2001. Está situado a unos veinte kilómetros de la ciudad de Kúrdzhali, a lo alto del albergue “Borovitza”, en las regiones rocosas de Tangaruk kayá. Es un lugar solitario de los montes Ródopes orientales, en cuyos alrededores se encuentra la zona más poblada de cámaras talladas en las rocas de época tracia, sobre cuya funcionalidad todavía se está conjeturando.

Apenas en la entrada ya se encuentra el visitante con la sorpresa de ver el acceso peñascoso de la cueva en forma de vulva que lleva a una galería de 22 metros de profundidad. Los especialistas consideran que en un principio legaba a unos 16 metros y que fue moldeada, por obra humana, en forma de matriz femenina regada por las aguas subterráneas. En su parte meridional interna está situado un altar que simboliza el útero.

La gran sorpresa para el no iniciado ocurre hacia el mediodía cuando una ranura artificial del techo de la galería deja que un rayo de luz se proyecte en forma fálica luminosa que avanza paulatinamente hacia el altar-útero. El fenómeno tiene lugar sólo en determinada época del año (enero-febrero), cuando la posición septentrional del sol está situada lo suficientemente
bajo como para permitir al rayo solar fertilizar simbólicamente el templo.


Los expertos en tracología afirman categóricamente que se trata de la misma cueva-útero cuya existencia habían predicho a partir del escaso material documental del mundo antiguo. En este templo, sin duda, se producía la culminación de los misterios órficos que según la tradición clásica tenían lugar en un templo de las mismas características, situado en la isla de Samothraki, donde los célibes iniciados oficiaban su culto orgiástico con las doncellas tracias.

El sentido de este culto telúrico está emparentado con la tradición indo-irania según la que el rey y sumo sacerdote muere y renace al igual que el ciclo vital de la propia naturaleza. Se oficiaba en los lugares altos donde el sacrificio animal o humano representaba la propia muerte, seguida de la celebración simbólica de sus esponsales con la madre tierra y su fertilización que tiene lugar en su propio útero: la cueva (Macrobio).

De algunos de los detalles de este culto perdido en el tiempo, hablan los rituales folclóricos que han pervivido en la zona del monte Strandzha. Según la tradición popular, la santa Marina había sido engendrada en respuesta a la plegaria de su madre al sol y, una vez al año, los jóvenes solteros y las doncellas de los alrededores se reúnen en estas cuevas para participar de los misterios de tal concepción. La relación con la referida por Heródoto promiscuidad de las doncellas tracias que frecuentaban las cuevas sagradas de Samothraki parece ser directa.

Parecidos eran los ritos de los que tenemos noticia que se oficiaban en el antiguo templo órfico de Delphi. Con todo, los datos más interesantes los debemos a “las Bacantes” de Eurípides que contiene la descripción de estos misterios y la explicación que las aguas que regaban las cuevas-útero simbolizan el esperma que fertiliza la matriz de la madre tierra.

Precisamente en los alrededores de esta cueva-útero nace el río Perpereshca que pasa cerca de Perpericón, situado a unos 20 km. río abajo.

Fotos Chavdar Stoychev.
Referencia de la autora:
http://usuarios3.arsystel.com/eremia/index.htm