lunes, agosto 23, 2010

BÚLGARAS FAMOSAS: EMILIA VALEVA



Emilia Valeva (en búlgaro: Вълева Емилия, nació el 21 de marzo 1982, en Radnevo pero se crió en Galabovo, ambas ciudades en Stara Zagora, Bulgaria. Es conocida profesionalmente como Emilia (Емилия), y es una atractiva cantante de pop folk búlgaro (Chalga como en Bulgaria se conoce). Ha lanzado cinco álbumes hasta la fecha. Emilia se interesó por la música a una edad temprana. Comenzó a cantar en el coro local. Su álbum de debut Veselo Momiche (es decir, Happy Girl) fue un gran éxito y la catapultó hacia la fama.

 

Albums
2001: Весело Момиче (Veselo Momiche — Cheerful Girl)
2002: Нежни Устни (Nezhni Usti — Tender Lips)
2003: Ангел в Нощта (Angel v Noshta — Angel in the Night)
2005: Самотна Cтая (Samotna Staia — Lonely Room)
2006: Мисли за Mен (Misli za Men — Think About Me)
2007: Целувай ме - Best Ballads (Kiss Me - Best Ballads)
2008: Родена съм да те обичам (I was born to love you)
2010: Така ми харесва (I like that)

 

 



 

 

 

 

 

 

TIPS A TENER EN CUENTA SI VIAJAS A BULGARIA


La moneda oficial es el (\'leva\' al plural; significa \'león\', uno de los símbolos del país). En la mayoría de las ciudades hay un suficiente número de cajeros y en buena parte de los restaurantes, hoteles y tiendas se puede pagar con tarjeta (los cheques no son tan populares). Sin embargo, si se viaja a pueblos pequeños o aldeas, conviene llevar dinero en efectivo.

Mayo y junio son una buena opción para conocer Bulgaria. En julio y agosto se reduce la oferta cultural y los viajeros que esperan algo más que una naturaleza en su esplendor se quedarán algo decepcionados. Septiembre y octubre, el llamado "verano de los gitanos", quizás son los mejores meses para visitar este rincón de los Balcanes.

No hace falta adquirir leva en el país de origen, basta saber que en Bulgaria el cambio más conveniente se hace en los bancos. En los aeropuertos, las estaciones y los hoteles conlleva una comisión importante, por lo que no es recomendable. Se tiene que evitar el cambio efectuado por personas privadas en la calle: es algo ocurre en los lugares turísticos más concurridos y siempre resulta ser una trampa.

Una buena alternativa a los bancos son las múltiples oficinas de cambio que se encuentran en los centros de todas las ciudades. Hay que tener cuidado con la comisión que aplican: basta preguntar previamente cuántos leva exactamente se van a recibir por la cantidad que se quiere cambiar.

Bulgaria es uno de los países más económicos de Europa. Una entrada de cine puede costar entre uno y tres euros; las de teatro, ópera y ballet llegan hasta seis o siete euros, como mucho. Un buen almuerzo varía desde cuatro o cinco euros, en un lugar "casual", hasta unos 25 ó 30, en un restaurante de lujo. Un billete para el transporte urbano equivale a 25 ó 30 céntimos, mientras uno de ida y vuelta en autobús a Atenas, por ejemplo, no supera los 40 euros (al igual que el de ida y vuelta a Belgrado, en coche-cama).

En los hoteles muchas veces hay dos tarifas, una para los búlgaros y otra para los extranjeros. Esta "discriminación" se debe al hecho de que, aunque sea económica para los que llegan de otros países, Bulgaria a veces es bastante inaccesible para sus propios ciudadanos, cuyo salario mínimo se acerca a los 100 euros al mes.

El sistema de autobuses y ferrocarriles búlgaro es más barato que cómodo, pero funciona. Las grandes distancias y los destinos más comunes están muy bien comunicados y hay varias compañías de autobuses para escoger. No se puede decir lo mismo en lo que se refiere a lugares de interés algo apartados (algunos monumentos religiosos o ciertas aldeas bonitas en las montañas): muchas veces resulta difícil alcanzarlos. Contaminantes, bastante desvencijados y algo caóticos son los autobuses urbanos, que no tienen horarios explícitamente anunciados y cuyo tráfico en invierno se ve entorpecido a causa de la nieve y el hielo.

En los últimos años las principales carreteras del país han sido restauradas, así que los viajes en coche resultan bastante placenteros (de todas formas, dado el clima riguroso de Bulgaria, es preferible no emprenderlos en invierno). En muchas partes las carretera están hechas polvo y prácticamente sin señalizaciones. El GPS puede sernos muy útil ya que en mucho lugares nos toparemos con el handicap de la info en alfabeto cirilico.

Las señales de tráfico son iguales a las de toda Europa. En las carreteras los nombres de los destinos están en cirílico y en caracteres latinos. Los problemas de comprensión empiezan dentro de las ciudades, donde las placas con los nombres de las calles se ven exclusivamente en búlgaro.

En Sofía existen autobuses urbanos, tranvías, trolebuses, metro, taxis y "marshrutki" (una especie de taxis con tarifa e itinerario fijo, que son la alternativa privada de la red de otros medios de transporte públicos). Son todos recomendables, teniendo presente que los taxis suponen un \'control\' especial. Tienen que tener la tarifa exhibida en el parabrisas y es mejor negociar un precio antes de emprender el trayecto, que en Sofía, aunque largo, pocas veces puede costar más de 4 ó 5 euros. Conviene llamar a los taxis o cogerlos en la calle, con particular cuidado en las zonas de la estación de trenes y del aeropuerto: hay muchos que intentan engañar a los extranjeros con sumas absurdas.

En lo que se refiere al transporte aéreo, la compañía nacional Bulgaria Air suele tener precios más reducidos que las otras.
No es un país especialmente peligroso. Los turistas están expuestos sobre todo a dos tipos de robos: de coches y de carteras. Ambos se pueden evitar fácilmente; basta dejar el coche en un aparcamiento vigilado y tener cuidado en el transporte público y las calles concurridas, los lugares preferidos por los carteristas. Cabe recordar que en todas las ciudades hay muchas zonas mal iluminadas y no conviene emprender caminatas solitarias de noche.

El número de teléfono gratuito de los bomberos es el 160, y el de la Policía, el 166.

FLIPANDO CON BULGARIA (PAISAJES 1)


Bulgaria tiene sus partes oscuras, como las tiene cualquier país del mundo, pero posee también ese magnetismo que te atrapa hasta lo más hondo, descubriendo, día a día, lugares de ensueño, donde el color, la luz, y la naturaleza se funden en un todo único. A medida que uno se atreve a meterse en el corazón de Bulgaria, descubre su belleza, sus puntos erógenos, toda aquella sinfonía erótica que te hace subir hasta el clímax.

Bulgaria, uno de los países menos conocidos de Europa, es también un bello paisaje natural fracturado por siete cadenas montañosas y una red de senderos impresionante. El paisaje de Bulgaria es muy variado con grandes llanuras en las cuencas de los ríos Danubio, cuevas, montañas, lagos y zona costera en el mar Negro.

El terreno es escarpado, con siete cadenas montañosas; en el centro del país se encuentra la cordillera de los Balcanes y al sur los montes Rodope.Un país de paisajes aún salpicado de soleados bosques de pinos, robles, hayas y ciruelos silvestres; de dorados valles de maíz y tabaco, de rosales exuberantes. Gran parte del territorio aún exhibe densos bosques. Miles de kilómetros de senderos para exploradores conectan a las aldeas de montaña con los valles alpinos y los lagos glaciares. Disfrutad pues de estos maravillosas imágenes captados por diversos fotógrafos a lo largo del país.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

martes, agosto 17, 2010

¿ES CARO VIVIR EN BULGARIA? (2): los salarios búlgaros

 

En la Europa Central y del Este el salario mínimo fue una variable crucial en el sistema retribuido de la economía planificada : actuó como base para el conjunto de salarios y como barrera de protección contra la explotación y la pobreza. Con el cambio a una economía orientada hacia el mercado, la mayoría de los países de Europa Central y Oriental han dejado que el salario mínimo caiga hasta niveles terriblemente bajos, muy inferiores a cualquier nivel de renta de subsistencia razonable.

Según los informes internacionales, Bulgaria es el lugar más económico para invertir en el marco de la Unión Europea. Esta opinión fue expresada por el ministro búlgaro de Economía y Energía, Petar Dimitrov, durante el Foro Empresarial y de Inversiones, celebrado en Sofia a principios de marzo, según ha informado la Radio Nacional de Bulgaria. El ministro ha añadido que los costos para hacer negocios en el país son aproximadamente 46 % del nivel promedio en la UE. Los factores, que convierten a Bulgaria en un destino atractivo para la inversión en momentos de crisis económica mundial, son los bajos salarios e impuestos, ha comentado el ministro. Actualmente (año 2010) el salario mensual promedio en Bulgaria es de 340 dólares, unos 264 €.

El salario medio de un trabajador en España está entre los más bajos de Europa y es un 20% inferior a la media comunitaria, según un estudio de Adecco y la escuela de negocios IESE. Por detrás de España, se encuentra Portugal y a continuación, Hungría, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaría, los cuatro últimos miembros incorporados a la UE de los Veintisiete, que no superan los 10.000 euros al año de salario. 

Saludos.

¿ES LA VIDA CARA EN BULGARIA? (1): Coste de vida para un estudiante en Sofía


Bulgaria ya no es aquel país donde todo era muy barato; según me cuentan los búlgaros, vivir en Bulgaria se ha convertido muy caro para ellos aunque para muchos extranjeros aun sigue siendo en un país asequible. En esta sección iré comentando algunos aspectos de lo que representa para búlgaros y extranjeros vivir o ir a Bulgaria, sobre todo desde que Bulgaria es ya miembro de la UE. Empezaremos por el coste de vida de un estudiante en Sofia.

 ******

Sofía dispone de buen transporte público con el que se puede acceder al centro de todas las partes de la ciudad. 

Los tranvías unen las partes norte y sur de la ciudad así como el este y el oeste. Los trolebuses también ofrecen buen transporte al centro, pero el transporte principal son los autobuses, hay más de 50 líneas que pasan por toda la ciudad. Hay también minibuses privados que corren por toda la ciudad y sus alrededores. El billete se compra directamente al conductor, cuesta el doble, pero son muy veloces. Los billetes se compran en kioscos especiales y se perforan dentro del vehículo. Es mejor usar el descuento de diez billetes o comprar un carné mensual.

Desde 1998, en Sofía funciona el metro. Todavía funciona solo una línea que va del oeste al centro en unos 10 min. Actualmente, se está extendiendo y el metro va a unir las partes este y oeste.

La moneda búlgara es el lev (plural: leva), designado BGN. Un euro corresponde aproximadamente a 1,96 BGN. Se pueden cambiar divisas en cada banco u oficina de cambio. En los hoteles, la tasa de cambio es mas alta. En Bulgaria casi todo (por no decir todo) se paga en efectivo. En algunos hoteles y centros turísticos grandes se aceptan tarjetas de crédito internacionales. Existen cajeros automáticos en las sucursales de los bancos Bulbank, OBB y otros donde puede retirar dinero con su VISA, MasterCard, Plus, etc.

La manera mas barata y cómoda de llamar a casa desde Bulgaria es a través de una de las dos marcas de tarjetas telefónicas:

Mobika (la tarjeta y los aparatos son de color azul 300 impulsos = 3.92 euros)

Bulfon (un poco más cara; de color naranja).

Uitlizar internet puede resultar más cómodo. Hay cibercafés en todas las ciudades que cobran entre 0.32 euros por hora (conexión lenta) y 0.65 euros (conexión de buena calidad)

Precios en Sofía:
Alquiler de un apartamento de dos habitaciones en una zona media: 250 Euros (EUR)
Billete sencillo de metro, autobús o tren urbano: 0.3 Euros (EUR)
Café en un bar: 0.5 Euros (EUR)
Menú del día o comida en un restaurante medio: 6 Euros (EUR)
Cerveza en un bar: 0.8 Euros (EUR) por un/a Jarra - Pinta: 50 ó 66 cl.
Cena o tapas en un restaurante medio: 6 Euros (EUR)
Copa media en un pub o discoteca por la noche: 2 Euros (EUR)
Un litro de gasolina: 1 Euros (EUR)
Un refresco en una máquina expendedora: 0.5 Euros (EUR)
Un periódico: 0.5 Euros (EUR)
Un trayecto en taxi desde el aeropuerto al centro: 10 Euros (EUR)

martes, agosto 10, 2010

LA RAKIA


Una de las cosas gastronómicas que más me impactaron cuando visité Bulgaria es comer ensaladas acompañadas de fuertes bebidas alcohólicas, una combinación que en mi país, España, es impensable. Al principio me supo un sabor fuerte, seco y extraño pero pronto comprendí que la mezcla de ambas cosas, rakia y ensaladas, es perfecta, incluso me atrevería a decir que no hay bebida que combine mejor a excepción la mastika, de la cual hablaré en otro blog. En España se puede encontrar en tiendas especializadas de alimentos búlgaros o en algunos macrocentros comerciales, aunque pocas veces la he visto en estos últimos.

KarlFM.- 

La rakia o rakija es un licor similar al brandy, obtenido por destilación de frutas fermentadas, tradicional en la región de Los Balcanes y muy popularizado en países como Italia, Francia o Alemania. El contenido en alcohol depende del tipo de destilación, siendo alrededor de 40% en marcas comerciales, pudiendo encotrarse hasta de 60% producido en pequeñas destilerías. Existe un tipo especial de Rakia, realizado mediante doble destilación, conocido como Prepečenica, que suele tener más de un 60% de contenido alcohólico.

El Rakia es considerada la bebida nacional en diferentes países: Bosnia, Bulgaria, Croacia, Serbia, Montenegro, y la Macedonia.

Slivovitz es el rakia más habitual, obtenido a partir de ciruelas. Otras frutas de las que puede destilarse rakia incluyen: melocotónes, peras, albaricoques, manzanas, higos o membrillos. En la región de Istria (Croacia), el rakia se hace exclusivamente a partir de uvas, y es conocida popularmente con el nombre de grappa o trapa (el primer nombre también usado en Italia).

Los rakia pueden mezclarse después de su destilación con otros ingredientes como miel, cerezas amargas, nueces o distintas hierbas aromáticas.

El rakia es normalmente incoloro, salvo que se le añadan hierbas u otros ingredientes que le den color. Algunos tipos de rakia se guardan en barriles de madera (de roble o cerezo) obteniéndose rakia más aromático y con colores dorados.

Un mito popular atribuye erroneamente la calidad del rakia (y su fuerza) al tamaño de los anillos de burbujas que se forman cuando la botella es agitada con fuerza.

En Bulgaria y la Macedonia, el maridaje perfecto del rakia se considera que es con una ensalada Shopska (ensalada a base de pimientos, cebolla, pepino y queso cortado en pequeños tacos y arreglado con aceite de oliva y vinagre), ensalada de leche u otras ensaladas, constituyendo el primer plato o entrante de una comida tradicional.

Muskatova rakiya es un tipo de rakia hecho con uvas de moscatel, mientras que la preparación del dzhibrova rakiya es la misma que la de la grappa italiana. Otro tipo de rakia es greyana rakia que es calentada y endulzada con miel o azúcar.

En Croacia, travarica (rakia de hierbas) se sirve antes de comenzar una comida que se prevé copiosa, a veces acompañado con higos secos.

En la costa croata del Adriático existe gran variedad de grappas realizadas con diversas hierbas, algunas de ellas típicas de una sola isla o grupo de islas:

La Isla de Hvar es conocida por su grappa a la que se le ha añadido mirra, conocida como mrtina (amarga y de color marrón oscuro);

En la isla de Korcula y en la cercana ciudad de Dubrovnik puede encontrarse un rakia con anís conocido como aniseta;

En la zona central de Dalmacia se produce una grappa con nueces conocida como orahovica que se sirve con galletitas e higos secos. Durante el verano es habitual encontrarse grandes jarras de cristal llenas de grappa y nueces en los balcones, porque el proceso de producción del orahovica requiere su exposición al sol.

En la zona norte de la costa adriática (Istria) el rakia se hace con miel -medica- o con muérdago -biska.

Texto: Wikipedia. 

SHOPSKA SALATA


La Ensalada Shopska es una ensalada típica de Bulgaria, Macedonia, Serbia, Croacia y la República Checa. El nombre Shopska proviene de Shopi en la región de Sofía, donde se cree que se desarrolló esta receta originalmente. Se realiza a base de tomates, pepino, cebolla, pimiento crudo o asado, queso blanco tipo sirene (queso búlgaro) o feta en su defecto, todo ello cortado en dados; finalmente se condimenta con aceite de oliva y vinagre y se adorna con perejil picado. Originalmente es asi pero hay quien añade aceitunas, huevo duro e incluso guindilla picante. Suele tomarse como entrante o primer plato, acompañada del licor tradicional rakia o mastika.