viernes, julio 29, 2016

MI NUEVA RUTA EN COCHE A BULGARIA AGOSTO 2016


Los puntos marcados en amarillo son los que visitamos.

IDA (directa):
Sofía > Stara Zagora > Sliven > Burgas.

RUTA 1 Costa Mar Negro (Sur):
De Burgas al castillo de Ravadinovo, Ropotamo Reserve, Maslen playa, Sinemorets playa, Veleka playa y Silistar playa. Regreso a Burgas.

RUTA 2 Costa Mar Negro (Norte):
De Burgas a Irakli playa, Kamchi Reserve, Varna, Balcik, Kaliakra, Bolata playa, Karmen Brjag playa, regreso a Varna.

RUTA 3 (Interior):
De Varna a Pobiti Komani (bosque de piedra),  Madara (jinete), Sveshtari (tumba tracia), Ivanovo (monasterios rupestres dentro de las montañas), Krushuna (cascadas), Devetaska (cueva), Prohodna (cueva), Sofia.


lunes, julio 25, 2016

VIAJAR A BULGARIA


LA CONDUCION POR BULGARIA, UNA AVENTUIRA DE LOCOS Y CAOS


MUY IMPORTANTE
El permiso de conducir español es válido en todo el territorio búlgaro, no siendo necesario obtener en España el permiso de conducir internacional. Para una estancia superior a 6 meses, el permiso español deberá ser canjeado por búlgaro en la correspondiente Jefatura Provincial/Regional de Tráfico (en búlgaro: KAT). 



Las carreteras principales búlgaras no son buenas, el descuido es completo. Las secundarias llenas de baches y de sorpresas. Por tanto, es altamente recomendable permanecer en alerta y conducir con mucha atención. Además, los búlgaros conducen como locos, muy deprisa y se saltan la mayoría de normas de circulación. También deben vigilarse los radares de tráfico y las cámaras de tráfico, a pesar de que algunas puedan ser simuladas. A pesar de ello, llevo muchos años conduciendo por este país y jamás he tenido un percance. Esperemos que siga así.

Para una mayor información sobre este tema, podéis consultar el blog de:

martes, noviembre 17, 2015

BULGARIA TIERRA INAGOTABLE






ANELIA: POGLEDNI ME V OCHITE (MIRAME A LOS OJOS)

POBITI KAMANI, EL BOSQUE DE PIEDRA



Fotos Bulgaria Travel


El "Bosque de Piedra" conocido también como "Dikilitash" o "Pobiti kamani" es la versión búlgara del famoso Stonehenge. Consiste en una formación de pilares de roca cilíndricos que alcanzan una altura de 5 a 6 metros, y un espesor variable entre 0,5 hasta 2,5 metros. Las columnas están formadas de piedra caliza que contienen muchos fósiles como numulites, mejillones, caracoles y otros. La arena y la escasa vegetación dan un aspecto desértico a la zona.

Existen varias hipótesis que tratan de encontrar el origen de este fenómeno. Se estima que hace unos 50 millones de años, estas tierras eran una parte de los fondos marinos, entonces el agua se retiró, la región quedó seca y comenzó la erosión. Bajo la influencia de las fuerzas internas de la Tierra, la piedra caliza agrietada y las precipitaciones disolvieron gradualmente la superficie de estas rocas calcáreas. Otros eruditos defienden la idea de que tienen un origen orgánico y están formadas por los arrecifes de coral bajo el agua. Muchas de las rocas tienen fantásticas formas de animales, pájaros y figuras humanas. Bulgaria declaró oficialmente monumento natural en 1937 y su contenido forma parte de la red Natura 2000.

Además del fenómeno natural su alrededor está protegido por la ley, debido a su diversidad la gran diversidad de plantas únicas y vida silvestre. El "Bosque de Piedra" es el único hábitat en Bulgaria donde prevalece la planta "sandwort duro" (arenaria rígida). Esta especie fue declarada en peligro de extinción y está bajo la protección de la ley internacional. En el área se conservan cuatro de las especies de plantas más amenazadas y protegidas en Bulgaria. Además, según los mayores expertos ornitólogos del mundo,  el “Bosque de Piedra” contiene una reserva natural con más de 110 especies de aves raras.

miércoles, enero 01, 2014

MUSEO DE ARTE SOCIALISTA DE BULGARIA (PART 1: LAS ESTATUAS)



"Una política que no respeta su pasado y sus símbolos no tiene futuro".
Boris Borisov
Primer Ministro de Bulgaria
***





























Mucho de los monumentos más significativos de la era comunista en Bulgaria fueron desmantelados después de la caída del régimen totalitario en 1989. Sin embargo, más de un centenar de monumentos construidos entre 1945 y 1989 siguen en pie. La mayoría de estos sitios no están reconocidos por el Estado y permanecen sin dueño. Su número exacto se desconoce y es difícil encontrar información acerca de sus autores y su historia. A pesar de ello algunas de las múltiples estatuas y símbolos del país, fueron retirados de sus lugares de origen y actualmente se hallan expuestos en el llamado Museo  de Arte Socialista de Bulgaria  (Bulgaria's Museum of Socialist Art).

Este museo se abrió el 19 de septiembre de 2011 en Sofía. En el acto asistieron el primer ministro, Boiko Borisov, el ministro de Finanzas, Simeón Dyankov, el ministro de Cultura, Veshdi Rashidov, el ministro del Interior, Tsvetan Tsvetanov, el ministro de Defensa, Anyu Angelov, el ministro de Medio Ambiente, Nona Karadzhova, el ministro de Transporte, Ivaylo Moskovski, el Ministro Regional, Lilyana Pavlova y la alcaldesa de Sofía, Yordanka Fandukova.

El museo es una filial de la Galería de Arte Nacional, cuya finalidad es reunir, conservar y mostrar los ejemplos de arte desde 1944 hasta 1989, tiempo en el que Bulgaria estuvo bajo el mandato comunista.

Más de 150 objetos están de momento expuestos, entre ellos 60 pinturas. Se incluye un parque de 77 esculturas al aire libre, que cuenta -entre otros- con una estatua de 45 toneladas de Vladimir Lenin, que, en su tiempo, estuvo sita en el centro de Sofía ahora ocupado por una estatua de Santa Sofía.

Cuenta también con una estatua de Stalin y con la famosa estrella roja de cinco puntas (petolushka) que durante muchos años presidió la cima de la Casa del Partido de Bulgaria en Sofia. El museo tiene asimismo una sala de video que muestra documentales de la época comunista. Una tienda de souvenirs ofrece recuerdos de la de aquellos tiempos, así como camisetas y tazas. La entrada al museo es por el número 7 de la calle Luchezar Stanchev, cerca de la oficina de la policía KAT de tráfico. La entrada cuesta seis leva (3 euros) y tres leva (1,5 euros) para estudiantes y jubilados. También posee pinturas al óleo que exaltan la supuesta "amistad eterna" entre Bulgaria y la Unión Soviética. Parece ser que Gobierno de Bulgaria ha adoptado una ambiciosa estrategia para promover su capital, Sofía, como un lugar de cultura atractiva y de destino para los viajeros.  

"Hemos peinado a través de cada sótano de cada ciudad. El socialismo no es una invención de los artistas, sino de política, pero el museo muestra la verdadera maestría. Un pueblo que no construye museos, iglesias y carreteras no tiene manera de pasar a la historia".
Veshdi Rashidov (ministro de Cultura)

El Primer Ministro Boiko Borisov también dijo que el ministerio asignaría un extra de 75 millones de BGN, para la construcción de los museos de arqueología, así como una reserva de 15 millones de BGN para recuperar el histórico Monumento de Buzludzha y que sería devuelto al del Partido Socialista Búlgaro (BSP).

Bulgaria es uno de los últimos países ex-socialistas que tiene, junto a Hungría y República Checa, un museo de este tipo. La inversión se estima en 1,2 millones de euros. El Museo ha agitado una controversia en Bulgaria, dividiendo a la nación entre los partidarios y los opositores más inflexibles.

Entre los encumbrados militantes comunistas resucitados destaca la silueta de cinco metros de altura de Jorge Dimitrov, secretario general de la Internacional Comunista, los bustos de Dimitar Blagoev, fundador del movimiento socialista en Bulgaria y Todor Zhivkov, último líder comunista de Bulgaria. Despiertan interés también las composiciones estructurales dedicadas a simples trabajadores y obreros. Aterradoras escenas de violencia y hondo pesar humano evocan las obras dedicadas a las víctimas del fascismo. 

Hemos solicitado las respuestas a estas interrogantes a Bisera Yosifova, crítico de arte, gerente del flamante museo: El arte socialista existe desde que existen ideas socialistas y muchos de los artistas suscriben este ideario. No obstante, esto no significa que no hayan sido sometidos a una especie de censura, a determinados imperativos. La creatividad verdadera no puede existir donde haya concesiones. No podemos buscar, bajo ningún concepto, un conformismo en las obras de personas de talento extraordinario y de fe profunda en una idea. Son justamente esas personas los idealistas de la época. Son personas que profesan por completo esa ideología en su forma más idealizada.



Texto y fotos de Carlos Flaqué Monllonch


lunes, diciembre 23, 2013

CHESTITA KOLEDA - MERRY CHRISTMAS - FELICES FIESTAS


Para algunos las Navidades no son importantes, otros no la celebran o las detesta, todo es respetable.
Para mí son un símbolo entrañable, nada que ver con las creencias religiosas ni con la fiebre del consumo,
sino como la síntesis de la unión, de la familia, la ilusión de los niños, un paréntesis de sosiego
en el mar de las penas y los castigos de la sociedad.

El tiempo va matando los símbolos, la modernidad engulle las tradiciones en pos a frías posiciones que distancian cada vez más a los seres humanos. Es consecuencia del punto "geek" al que estamos sometidos.

Dentro de mi pequeña célula habitable, persisto en vivir la vida bajo el prisma de la fuerza, la ilusión y en el esfuerzo diario por mantener la cofradía equilibrada entre lo ancestral y las vanguardias.

Felices Fiestas a todos.

Ilustración creada y diseñada por: Carlos Flaqué Monllonch.-

viernes, octubre 04, 2013

THIS IS BULGARIA

http://www.youtube.com/watch?v=CcyWiNAnNiI

EL ARTE DE PONER LA MESA SEGÚN LA TRADICIÓN BULGARA

   
Uno de los logros más antiguos de la civilización es el compartimiento de la comida y el ofrecimiento de ésta con veneración y gratitud. Los más antiguos monumentos de la cultura material están asociados al lugar en que se reunía toda la familia para comer. Así es en la tradición de todos los pueblos.

¿Cómo solían servir la comida los búlgaros de antaño en los días hábiles y en los festivos? La mesa, común y corriente, hecha de madera y denominada con diversos vocablos en la tradición búlgara, era elemento obligado del moblaje de todo hogar, por muy pobre que fuera. A la mesa se sentaban todos juntos. En los meses de invierno lo hacían varias veces al día y, en primavera y verano, época de intensas faenas agrícolas, lo hacían una sola vez, al atardecer. Nadie comenzaba a comer antes de que el hombre mayor de la familia bendijera el pan y lo partiera. Era un rito obligado, incluso en el día a día. Antes de empezar a comer todos se persignaban. Lo hacían también en cuanto era levantada la mesa. Incluso cuando en primavera o verano comían a la sombra de un árbol en proximidad al sembradío o del huerto, nuestros ancestros acataban rigurosamente esta regla. 

Las normas de buen comportamiento mandaban que todos esperaran hasta que las mujeres de la familia recogieran la vajilla, los cubiertos y los restos de la comida. Luego movían la mesa al rincón más cercano y colocaban debajo de ella las sillas de tres patas utilizadas antaño por los comensales. Sobre la mesa debía quedar únicamente el pan porque según una creencia tradicional, de quedarse sin pan sobre ella, la mesa lloraría y su llanto traería pobreza a ese hogar. Habitualmente, los niños comían aparte de los mayores, sobre una mesita baja. En el pasado esto valía también de las mujeres, sobre todo las más jóvenes. Suya era la tarea de preparar la comida y cuidar del comportamiento de los pequeños. Según la “etiqueta” tradicional, era un pecado hablar durante la comida, lo mismo que reír. Si alguien empezaba a cantar estando sentado a la mesa, le advertían “Calla, que te casarán con un gitano o una gitana”. Esta prohibición era válida durante la mayoría de las festividades tradicionales.

Los días domingo antes de la Cuaresma, en las ferias populares, en las fiestas de boda, en los bautismos y en los días de homenaje a los muertos la mesa no se levantaba. Las buenas amas de casa preparaban gran cantidad de manjares para recibir a visitantes esperados e inesperados. La comida debía alcanzar para todos. Durante el festín era permitido abandonar la mesa porque de lo contrario, ¿cómo podrían alimentarse todos los parientes, consuegros, primos, etc., que habían venido de visita con toda su familia? Habiéndose saciado, cada comensal se levantaba de la mesa para ceder su sitio al siguiente comensal.



En la tradición búlgara la mesa festiva es calificada de dichosa, honesta, dorada, abundante. En la noción tradicional, en los festines los comensales se sentaban en sillas cubiertas de oro. Según Marín Marinov, uno de los primeros etnógrafos búlgaros, las meses festivas “con seis filas de sillas a su alrededor” eran las que se solían servir en las grandes fiestas de los aristócratas. Al ofrecer un banquete, los soberanos búlgaros o los aristócratas montaban mesas con seis y más filas de sillas.



También hoy en muchos sitios en Bulgaria se suelen hacer las llamadas “mesas comunes”. En determinadas fechas festivas, especialmente cuando se sacrificaban animales, la gente se reunía al aire libre. Las más de las veces lo hacían en proximidad a una antigua iglesia o monasterio o a la sombra de algún árbol secular al pie del cual se sacrificaba el animal. La mesa se servía sobre paños especiales tendidos en la tierra o sobre la hierba. En muchos sitios, la tradición manda servir la mesa festiva en Navidad en el suelo, sobre un paño o mantel multicolor. Cabe añadir que antaño los paños y manteles para las fiestas de bodas solían tenderse en el césped de un claro o en el prado destinado a acoger las celebraciones familiares y las prácticas de ritos sagrados. 

Texto Original: Albena Bézovska.
Versión en español por Raina Petkova.
© Fotos: BTA

jueves, julio 25, 2013

DOBRI DOBREV, EL MENDIGO DE BULGARIA QUE DONÓ 40.000 EUROS



      Se llama Dobri Dobrev pero se le conoce por muchos nombres, el santo, el ermitaño, el asceta, el ángel, el extraño divino, el viajero del pasado, el mendigo... es un hombre búlgaro de 98 años que perdió la audición en los bombardeos de Sofia durante la Segunda Guerra Mundial. Nadie sabe por qué pero en el año 2.ooo  decidió abandonar las cosas materiales para refugiarse en lo espiritual.

      Ataviado con ropas y zapatos que el mismo se confecciona, camina todos los días más de 10 kilómetros desde la aldea donde vive hasta Sofia, capital de Bulgaria, donde pasa el día pidiendo dinero a los transeúntes que circulan por la zona de Graf Ignatiev, la iglesia Sveti Sedmochislenici y la catedral de Alexander Nevski. Hace poco se descubrió que que había donado 80.000 levas (40.000 euros)  para la restauración de los monasterios búlgaros que están en estado de descomposición y para pagar parte de las facturas de los servicios públicos (agua y luz) de los orfanatos del país, sin embargo, el vive de la pensión mensual que le ofrece el Estado que asciende a 80 euros al mes.




      Nació el 20 de julio de 1914 en Bailovo. Su padre murió en la Primera Guerra Mundial. Se casó en 1940, tuvo cuatro hijos (dos murieron). Actualmente vive en un pequeño lugar dentro la iglesia Sv. Kiril i Metodii, en Bailovo. Le cuida una de sus hijas. Está considerado uno de los donantes mas grandes de Bulgaria. Le llaman el Santo de Bailovo.

      Lo más probable es que las buenas obras de Dobri seguirán siendo un secreto. La gente dice que ha ayudado a muchas personas sin embargo él no quiere hablar de ello. Las personas que menos tienen son las que más dan. Su más preciado tesoro es la bondad y la humanidad que emana su ser hacer. him.The del hombre que no toma moneyWe no saben mucho acerca de la vida del élder Dobry. Él no quiere fama y no quiere dar a conocer detalles de su vida cotidiana. Es suficiente para que la gente sepa que él es una buena persona que recoge el dinero y lo dona a las iglesias y monasterios búlgaros. Él no cree que su vida personal sea más importante que los asuntos públicos. Prefiere dormir en el suelo y no quiere usar las instalaciones de la civilización moderna. En la mesa de su modesta habitación sólo hay un trozo de pan y un tomate, suficiente para sobrevivir un día más. El es un hombre de gran corazón.

KarlFM.-