jueves, enero 14, 2021

REFLEXIONES EN TORNO AL MONUMENTO DE BUZLUDZHA (2): EL ARQUITECTO, LA CONSTRUCCÓN, LA INAUGURACIÓN Y LA CAÍDA





1971: PROPUESTA DEL ARQUITECTO STOILOV

En 1961, para conmemorar los 70 años desde que el grupo de Dimitâr Blagoev se reunió en el pico Buzludzha para fundar el Partido Obrero Socialdemócrata de Bulgaria, se descubrieron tres monumentos en la montaña. El plan original había sido crear una cuarta también: una estrella roja iluminada en la cima de la montaña.


El arquitecto Georgi Stoilov presentó una propuesta para ese cuarto monumento, con un anillo encaramado en seis columnas y una torre en su centro con la estrella. Sin embargo, el proyecto no se utilizó en 1961, y fue una década después cuando Stoilov recibió una llamada telefónica pidiéndole que revisara sus planes. Dadas las condiciones extremas de invierno en la cima (con fuertes vientos y temperaturas a menudo tan bajas como -25 ° C / -13 ° F), la nueva especificación era para una casa conmemorativa con espacios interiores con calefacción para albergar visitantes y eventos especiales.


Stoilov revisó sus diseños para presentar un cuerpo en forma de platillo, con la estrella montada en una torre conjunta. Durante las revisiones posteriores, Stoilov decidió separar aún más estos elementos, colocando la torre fuera del platillo para darle una mejor estabilidad contra el viento y el riesgo de terremotos. El aspecto del monumento Buzludzha de Georgi Stoilov fue influenciado por el estilo brutalista entonces popular en Europa Occidental, y en particular el arquitecto nota influencias personales como Mies van der Rohe, Gropius y Le Corbusier.


La idea de Stoilov era crear un monumento que pudiera volverse atemporal, incorporando motivos antiguos y futuristas en su diseño. Enumera tanto el Panteón Romano como las películas de ciencia ficción de la década de 1950 entre sus inspiraciones para Buzludzha. La forma circular le atraía también, ya que parecía simbolizar el infinito y, por tanto, se hacía eco del tema comunista popular de la construcción de un futuro eterno; gloria eterna.






1974-1981: CONSTRUCCIÓN

Las obras del monumento a Buzludzha comenzaron el 23 de enero de 1974. Primero, se niveló el pico para crear una plataforma estable para el monumento, usando TNT para reducir la altura nueve metros, de 1441 m a 1432 m. Al sentar las bases del monumento, se quitaron más de 15.000 metros cúbicos de roca del pico. En total, más de 6.000 personas contribuyeron con su trabajo a la creación del monumento Buzludzha. Esto incluyó ingenieros, artistas, diseñadores, escultores, una gran cantidad de trabajadores voluntarios y 500 soldados del cuerpo de construcción al mando del general Delcho Delchev. Los equipos de construcción trabajaron en turnos de mayo a septiembre, para aprovechar al máximo los climas más suaves. Se estableció una aldea de chozas de trabajadores cerca del sitio de construcción y permanecería en el pico Buzludzha durante los siguientes siete años. Mientras tanto, se construyeron nuevas carreteras para transportar materiales de construcción a la montaña: incluidas 70.000 toneladas de hormigón, 3.000 toneladas de acero y 40 toneladas de vidrio.





LOS MOSAICOS

El espacio interior del monumento estaba decorado con mosaicos ricamente detallados, que ilustraban una historia alegórica del Partido Comunista Búlgaro. Escenas bucólicas de agricultura colectiva y rostros de estudiantes, científicos y cosmonautas aparecieron junto a representaciones de luchas antifascistas en tiempos de guerra. En un panel particularmente llamativo, se representaba a los trabajadores comunistas clavando sus horquillas en una serpiente simbólica del capitalismo extranjero.


Un lado del salón mostraba los rostros de héroes comunistas internacionales —Marx, Engels y Lenin— mientras que el lado opuesto estaba dedicado a las propias figuras comunistas de Bulgaria. Los rostros de Dimitâr Blagoev (fundador del socialismo búlgaro) y Georgi Dimitrov (primer líder comunista de Bulgaria) se colocaron junto a los de Todor Zhivkov, líder comunista de Bulgaria de 1954 a 1989.


En ese momento hubo un debate sobre si debería incluirse el rostro de Zhivkov. No era tradicional conmemorar a los líderes comunistas mientras aún estaban vivos, pero Zhivkov ya tenía 69 años cuando se abrió Buzludzha, y se creía que el monumento sobreviviría como su legado. (Años más tarde, el rostro de Zhivkov también sería lo primero que se destrozaría: las tejas arrancadas en 1992 por miembros de su propio Partido, en un intento de distanciarse del dictador caído en desgracia).


Con una superficie de 510 m², estos mosaicos se formaron a partir de 35 toneladas de vidrio de cobalto, o esmalte, importado de Ucrania. Las piedras tenían 42 colores diferentes y fueron ensambladas por un equipo de 60 artistas que trabajaron en el proyecto durante 18 meses. El anillo exterior del monumento, la plataforma de observación dentro del borde del platillo, presentaba un tipo diferente de mosaico en sus paredes. Aquí los diseños fueron creados con piedras naturales, recolectadas de ríos alrededor de Bulgaria. Un equipo de 14 artistas creó un panel cada uno para ilustrar una historia más amplia de Bulgaria. Sin embargo, debido a su mayor exposición a los elementos, solo queda alrededor del 50% de este mosaico exterior.


Se creó una tercera pieza de mosaico en el centro de la cúpula interior del monumento: un emblema de la hoz y el martillo que cubre un área de aproximadamente 5 m², ubicado sobre el Salón Ceremonial. Decorado con un esmalte dorado brillante e iluminado por focos, el símbolo estaba enmarcado dentro de una cita del Manifiesto Comunista: ¡Proletarios de todos los países, uníos!


1977: LA TORRE Y LAS ESTRELLAS

La construcción de la torre se trató como un proyecto separado del cuerpo principal del monumento. Genadi Milovanov dirigió la brigada de construcción y, en total, la torre tardó dos años en construirse. La torre Buzludzha mide 70 m (230 pies) de altura, 9 m (30 pies) de ancho en la base y 16 m (52 ​​pies) de ancho en su punto más alto. Los cimientos de la torre descienden 16 m (52 ​​pies) hacia el suelo. Un ascensor en el interior subió a una plataforma de observación en la parte superior del monumento, que ofrece vistas panorámicas de las montañas de los Balcanes.


Mientras tanto, se creía que las estrellas de vidrio que flanquean los lados norte y sur de la torre eran las más grandes del mundo, con 12 metros de ancho. Fueron producidos en Kiev (en ese entonces, capital de la República Socialista Soviética de Ucrania) con vidrio de rubí sintético y pesaban 3,5 toneladas cada uno. Se iluminarían desde el interior de la torre mediante una serie de 32 focos y se alimentarían con un generador lo suficientemente grande como para alimentar 500 hogares.


Se decía que las estrellas rojas de Buzludzha podían verse desde tan lejos como la frontera rumana en el norte y la frontera griega en el sur. El plan original era encender las estrellas de Buzludzha para la ceremonia de inauguración del monumento en 1981. Sin embargo, en 1977 llegó un memo de la secretaría, que sugería que tal vez las estrellas podrían brillar un poco antes de lo planeado, con un espectáculo de luces único para conmemorar el 60 aniversario de la Revolución Socialista de Rusia en octubre. Se adelantaron los planes de trabajo y se iluminó brevemente la torre de Buzludzha, cuatro años antes de lo previsto.


1979: FINANCIAMIENTO DEL PROYECTO

Fue el arquitecto del monumento, Georgi Stoilov, quien sugirió que el Estado no debería pagar la Casa Conmemorativa de Buzludzha, ya que él preveía que ejercería una presión indebida sobre el presupuesto nacional. En cambio, vio esto como un 'monumento del pueblo' y creía que se debería alentar a la gente a donar voluntariamente para su construcción.


El costo de la construcción del monumento ascendió a 14 millones de levas (según las tasas actuales, aproximadamente 35 millones de dólares) y entre una población de 8,8 millones de búlgaros se recaudó un total de 16,2 millones de levas. Gran parte de este dinero se recaudó a través de donaciones y la venta de sellos postales conmemorativos, aunque, de forma anecdótica, algunos búlgaros dicen que recuerdan haber visto un "impuesto Buzludzha" discreto de 0,50 lev extraído de sus nóminas. Los fondos excedentes, después de la creación del monumento, se gastaron para desarrollar nuevos jardines de infancia en los alrededores; además de nuevas carreteras e infraestructura.


El general Delcho Delchev, comandante del cuerpo de construcción, señaló: Los desafíos adicionales de la construcción, como las provisiones para agua, electricidad, la nueva carretera de Kran a Buzludzha, etc., ascendieron a aproximadamente 9 millones de levas y fueron financiados de forma independiente por el ministerio relevante. El complejo terminado de la Casa Conmemorativa de Buzludzha alcanzó un costo total de 25 millones de levas. Teniendo en cuenta la inflación significativa que se produjo en Bulgaria después de la transición de la nación a la democracia, todo el proyecto de Buzludzha costó, por lo tanto, el equivalente a aproximadamente 62,5 millones de dólares al valor actual.




1981: CEREMONIA DE APERTURA

Todor Zhivkov, secretario general del Partido Comunista de Bulgaria, anunció en la ceremonia de apertura de la Casa Conmemorativa de Buzludzha el 23 de agosto de 1981:


Tengo el privilegio de tener el honor histórico de inaugurar la Casa Conmemorativa de Buzludzha. Erigido aquí en honor a las hazañas de Dimitâr Blagoev y sus asociados que, hace 90 años, marcaron el inicio del revolucionario Partido Marxista de Bulgaria. ¡Que los caminos que conducen aquí a este pico legendario, Buzludzha en Stara Planina, donde los primeros marxistas vinieron a tomar el testigo, de puro amor por la gente, de los escritores del Renacimiento Nacional de Bulgaria, nunca crezcan demasiado! Dejemos que generación tras generación, tanto de la Bulgaria socialista como comunista, venga aquí para admirar las hazañas de aquellos que vivieron antes que ellos, aquellos que dieron todo por el pueblo. Permítales experimentar el refinamiento y fortalecimiento del espíritu de entusiasmo. ¡Desde la emoción de pertenecer, a sus sueños e ideas, a la emoción que experimentamos hoy aquí! ¡Gloria a Blagoev y los blagoevitas, los primeros sembradores y apóstoles de las ideas socialistas en Bulgaria, las raíces inmortales del Partido Comunista Búlgaro! ¡Gloria a ustedes, veteranos y jóvenes miembros de nuestro Partido Comunista Búlgaro Leninista! 




1981-1989: EL MONUMENTO EN USO

La Casa Conmemorativa de Buzludzha disfrutó de casi una década de uso. Junto con los muchos otros complejos conmemorativos de Bulgaria, sirvió como parte de una red de sitios del patrimonio educativo; aunque su tamaño y complejidad lo distinguirían como la joya de la corona.


El pueblo búlgaro había pagado la construcción del monumento —muchos también habían ofrecido mano de obra voluntaria—, por lo que la entrada era gratuita para todos. Sin embargo, debido a la demanda, las visitas tuvieron que concertarse con antelación. Muchas visitas fueron organizadas por escuelas o empleadores, y una gran cantidad de personas visitaron el monumento: más de dos millones durante sus ocho años de uso. El arquitecto Georgi Stoilov afirma que el edificio podría albergar hasta 500 personas por hora en los días ocupados.


Cuando no funcionaba como museo público, la Casa Conmemorativa de Buzludzha fue utilizada como sede de ciertos eventos por el Partido Comunista de Bulgaria. Las ceremonias de premiación se llevaron a cabo aquí, y las delegaciones extranjeras solían realizar un recorrido por el extravagante monumento del BCP al socialismo búlgaro. La Casa Conmemorativa de Buzludzha permaneció en uso hasta 1989; pero en noviembre de ese año, Todor Zhivkov fue depuesto de su cargo por su propio partido, y pronto se desmantelaría todo el sistema de partido único del Partido Comunista Búlgaro. El monumento Buzludzha rápidamente se volvió superfluo.





Década de 1990: DECLINACIÓN DEL MONUMENTO

Los cambios políticos que se extendieron por Bulgaria a principios de la década de 1990 marcaron el comienzo de una nueva era de democracia, pero a medida que el país abrió sus fronteras a la cultura occidental y al capitalismo, no quedó lugar para los monumentos al socialismo. El monumento de Buzludzha estaba cerrado y permaneció en el limbo durante media década en la cima de la montaña.


A finales de la década de 1990, Bulgaria se enfrentaba a una crisis económica y un futuro incierto. Muchos ciudadanos culparon al antiguo régimen y, a partir de 1997, el gobierno conservador y apasionadamente anticomunista del primer ministro Ivan Kostov comenzó a desmantelar varios monumentos notables de la era comunista. En agosto de 1999, utilizaron excavadoras y explosivos para destruir el Mausoleo de Georgi Dimitrov: una tumba de mármol blanco en el centro de Sofía, que había contenido los restos del primer líder comunista de Bulgaria. Construido en 1949, este mausoleo clásico socialista fue considerado el primer proyecto de construcción comunista en el país, e incluso a pesar de que una encuesta de opinión informaba que dos tercios de la población se oponían a la demolición, también sería el primero en ser destruido por motivos políticos.


Por esa misma época, el gobierno de Kostov despidió a los guardias que habían estado protegiendo el monumento Buzludzha y dejó el edificio abierto al público. En poco tiempo, los saqueadores comenzaron el proceso de desmantelar el metal y otros materiales valiosos. Los artículos más caros desaparecieron de inmediato, incluido el techo de cobre sólido, y se rumorea que los miembros del gobierno se los llevaron. Algunos visitantes, creyendo que las estrellas rojas en la torre estaban hechas de rubíes reales, las dispararon con rifles, solo para ser bañados en vidrio de rubí sintético roto. La lluvia y la nieve empezaron a entrar por el techo y las ventanas rotas, y lo que no se había llevado se dejó en descomposición.










Década de 2000: BUZLUDZHA AHORA

Hoy, la Casa Conmemorativa de Buzludzha es un esqueleto de lo que fue. El vidrio de sus ventanas ha desaparecido, las estrellas rojas han sido severamente dañadas y los intrincados murales que decoran el interior, ahora expuestos a la intemperie, están cayendo gradualmente víctimas de la descomposición. Sin embargo, en ese estado arruinado, Buzludzha comenzó a atraer nuevos visitantes. La impresionante ubicación, la melancólica atmósfera de decadencia y todo eso, combinado con la rica importancia política del monumento, pronto comenzó a atraer la atención de los medios de comunicación del mundo. Las imágenes del monumento de Buzludzha han viajado por todo el mundo, mientras que personas de todo el mundo han viajado a Buzludzha. El monumento ahora se describe a menudo como una de las ruinas modernas más bellas del mundo y es ampliamente reconocido por sus notables logros en diseño arquitectónico e ingeniería.


FUENTES

  • Chary, Frederick B. (2011). La historia de Bulgaria, Greenwood.
  • Granitski, Ivan (ed.) (2018) Georgi Stoilov: Con una visión para el futuro, Editorial Zahariy Stoyanov.
  • Minard, Adrien (2018) Bouzloudja: Crépuscule D'Une Utopie, Éditions B2.
  • Stoilov, Georgi (2015) Entrevista personal con Richard Morten, traducción de Mihail Kondov, 7 de agosto de 2015.
  • Trankova, D., Georgieff, A., Lozanov, G. y Gruev, M. (2018) Una guía para la Bulgaria comunista, Free Speech International Foundation.
  • Yuroukov, Ilya (ed.) (1991) Georgi Stoilov & Partners (monografía arquitectónica), Arterigere.





2 comentarios:

surpriseville dijo...

Thanks for sharing the important and awesome information, Thank you.
https://www.surpriseville.com/

karlfm dijo...

Thanks for your comment

BÓLGAR, ¿LA OTRA BULGARIA EN MEDIO DE RUSIA?

Foto:  Yegor Aléiev/TASS   ¿Has oído hablar de la otra Bulgaria? ¿La que está en medio de Rusia? La nación búlgara tiene un “primo” poco con...