martes, junio 01, 2010

BULGARIA Y LOS BÚLGAROS. EL ORIGEN DE SU NOMBRE

 
Courtesy TerritorioScuola

Cuando se intenta encontrar el origen de un pueblo es fácil perderse entre un océano pleno de teorías diversas; poner en orden tal caos y mantener una línea coherente y verdadera es una tarea muy compleja que muchas veces es difícil de alcanzar. Hay pueblos donde estos orígenes son más asequibles de construir, sin embargo, otros, debido a su propia complejidad y dinámica se prestan a múltiples interpretaciones. Cuanto más se mueve y mezcla un pueblo más complicado resulta ponerlo en orden. Bulgaria es uno de ellos.  

KarlFM.-

Según el artículo "Bulgaria y los búlgaros. El origen de su nombre", de Andrey Melamed (conversión en español de Ludmila Petra) aparecido en la web de Radio Nacional de Bulgaria ....

Existen muchas teorías acerca del orígen del pueblo búlgaro sin embargo de todas ellas la más aceptada es que la comunidad étnica tribal de los búlgaros se originó en el Asia Central, concretamente en el noroeste de Pamir y Tian Shan, en el macizo de Altai, una cordillera de Asia central que ocupa territorios de Rusia, China, Mongolia y Kazajistán. (Wikipedia: "El nombre de Altai viene del turco, Alytau o Altay, que significa Montañas de Oro. Las Montañas Doradas de Altai fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad natural de la UNESCO en el año 1998 debido a su biodiversidad de flora y fauna especiales").


Según los estudios más modernos, parece ser que los búlgaros forman parte de una comunidad lingüística turanio-altaica a la que pertenecieron también los hunos y otras etnias afines. “La tradición escrita medieval asocia este nombre al río Volga. Se admite que se deriva del verbo turanio bulg, es decir mezclar, revolver, y de ahí el nombre búlgaro se interpreta como sinónimo de mixto,heterogéneo. Se admite igualmente la asociación del gentilicio con el vocablo alano bilgeron, que significa gente de los confines, de los extremos. Otra hipótesis, más reciente, afirma que búlgaro es el nombre que el pueblo en cuestión se daba a sí mismo todavía en Asia Central y que se derivaba de bulgar, vocablo que denotaba un animal de la familia de la marta, que los búlgaros criaban por su valiosa piel”.


Los búlgaros se integraron en el Gran Éxodo de los Pueblos que se produjo en el período que va desde los siglos III a II a. C. hasta el II d. C. estando su destino unido al de los Hunos, ya que los búlgaros formaban parte del poderoso Estado de Atila. Parte de los búlgaros en aquel entonces se radicó en el norte del Cáucaso, otra parte se estableció en la ribera norte del mar Negro y un tercer grupo siguió con los hunos en su marcha hasta Europa Central y Occidental.


La derrota de los Hunos en 451 y la muerte de Atila dos años después, en 453, llevaron a la disolución de aquel Estado extenso e inestable. Las distintas etnias que lo formaban se dispersaron y cada una siguió su camino. El cronista godo Jordanes (siglo VI) nos informa que Ernah (o Irnih), el hijo menor de Atila, se radicó en el extremo de la provincia de Escitia Menor, actualmente la región de Dobrogea, al sur del delta del río Danubio, una región donde hoy encuentran Rumania y Bulgaria.


En la segunda mitad del siglo V los búlgaros intervinieron en la existencia del Imperio Bizantino, la gran potencia de la Península Balcánica. Inicialmente lo hicieron como aliados del Imperio (en 480, 486 y 488) y posteriormente como enemigos. Las primeras incursiones búlgaras al sur del Danubio datan de los años 493, 499 y 502. En el año 514 los búlgaros ya estaban involucrados en la política interna de Bizancio, como aliados de Vitaliano en el conflicto con su rival Justiniano. Los búlgaros siguieron irrumpiendo en los Balcanes hasta mediados del siglo VI, concretamente en los años 535, 540 y 552. En la misma época, en los años 40 y 50 del siglo VI, numerosos grupos de búlgaros participaron como mercenarios en las guerras que el ya emperador Justiniano I (527-565) llevó en Italia.


En los años 630 a 632 la tribu búlgara de Hunogundures, presidida por el Khan Kubrat (Kurt en algunas fuentes), creó su Estado, que las crónicas bizantinas definen como Antigua Gran Bulgaria. Su existencia se prolongaría por unos treinta años. Poco después del año 663, Kubrat murió, justamente cuando acababa de aparecer en las fronteras orientales de la Gran Bulgaria un nuevo y peligroso enemigo: los Jázaros. Estos últimos fueron importantes aliados del Imperio Bizantino contra el Imperio Sasánida, además de una significativa potencia regional en su momento de máximo esplendor;  emprendieron una serie de guerras, todas victoriosas, contra los califatos árabes, evitando así posiblemente la invasión de Europa Oriental. A finales del siglo X, su poder declinaría frente al Rus de Kiev, desapareciendo misteriosamente de la historia. Con la muerte de Kubrat, el Estado búlgaro se disolvió y se dividió en cinco estados porque cinco fueron los hijos y sucesores de Kubrat.


El primogénito Batbayan (o Bayan) permaneció en la patria y se sometió a los jázaros; otra rama de los búlgaros se dirigió al río Volva donde formó un nuevo Estado que subsistiría hasta el siglo XIII; un tercer grupo, al frente con Kuber, se desplazo a Panonia y luego descendió hasta Macedonia; y un cuarto, capitaneado por Alcek, alcanzó Italia. Asparuj, el tercer hijo del Khan Kubrat, condujo la tribu búlgara más conocida de los Hungundures, hacia la Península Balcánica. Sus frecuentes expediciones de saqueo condujeron a la realización de una expedición punitiva contra ellos, mandada por el emperador bizantino Constantino IV. Al fracasar esta expedición, el Imperio bizantino se vio obligado a aceptar la existencia del Imperio Búlgaro, y a pagarle un tributo anual para evitar incursiones. El año 681, en que Bizancio reconoció por primera vez al estado búlgaro, es considerado la fecha de nacimiento de la moderna Bulgaria.


Saludos.-
Publicar un comentario