domingo, diciembre 17, 2006

EN BUSCA DE LA LIBERTAD. LA REBELION DE ABRIL

"El 20 de abril de 1876 (dos de mayo, según el calendario gregoriano, introducido muy tarde en Bulgaria), en la pequeña ciudad de Koprívshtitsa, al pie de la cordillera de los Balcanes, se escuchan repentinamente tiros de fusil. Los revolucionarios locales que preparan una rebelión nacional, atacan primero a los policías turcos llegados a detenerlos. Empieza así un acontecimiento que se convierte en grandioso drama tanto búlgaro. El Levantamiento de Abril de 1876 marca una línea divisoria indeleble entre los tiempos viejos y los tiempos nuevos de Bulgaria, entre la tiranía y la libertad, entre la barbarie y la civilización.

El Levantamiento de abril de 1876 es precedido por un largo período de maduración espiritual de la nación búlgara y por la acumulación de experiencia en la lucha política. En todo el s. XIX se suceden acciones que contribuyen al nacimiento y la cristalización de la ideología de la revolución nacional, a la formación de estructuras y centros organizativos. Desde 1870 la lucha entra en su fase final. El genio de la revolución nacional Vasil Levski impone con su actividad la estrategia libertadora más correcta: el levantamiento en masa de los búlgaros, sin intervención de fuerzas externas.

La muerte de Levski en 1873 retrasa y aplaza provisionalmente los preparativos revolucionarios, pero a finales de 1875 un grupo de jóvenes patriotas adoptan un plan de acciones y fijan la fecha del levantamiento para la primavera de 1876.

Los jefes de los cuatro distritos revolucionarios en que es dividido el territorio búlgaro y sus ayudantes empiezan el proceso de preparación. En poco tiempo son restablecidos los comités revolucionarios locales fundados por Levski y son organizados otros, nuevos. Es especialmente intensa la actividad en el distrito No.4, donde destaca como líder indiscutible Gueorgui Benkovski.

Toman parte en los preparativos y la realización del levantamiento de abril representantes de las capas medias, de la burguesía ya formada: artesanos y comerciantes. Despliegan una actividad particular los maestros de escuela y el clero. Se les suma en masa la población campesina. Figuran entre los más activos los habitantes de las pequeñas ciudades al pie de la cordillera de los Balcanes y del Monte Ródope en el marco del cuarto distrito.

La asamblea convocada el 14 de abril de 1876 en la localidad de Obórishte, en la montaña Sredna Gora, examina las tareas de la organización y movilización y fija el primero de mayo para el inicio de la acción. Debido a una traición el levantamiento estalla anticipadamente: el 20 de abril en la ciudad de Koprívshtitsa, y abarca rápidamente las villas vecinas.

Es constituido un órgano supremo: el consejo militar, que asume asimismo las funciones de gobierno provisional. Acciones de rebeldía espontánea y organizada empiezan igualmente en el distrito revolucionario de Tarnovo, en la Bulgaria del Norte. Hay intentos de acciones armadas en otros puntos del país.

Independientemente del entusiasmo, la tenacidad y la valentía de los rebeldes, el levantamiento del pueblo búlgaro es sofocado rápidamente. Hasta finales de abril las localidades de las regiones rebeldes son tomadas por tropas regulares turcas y grupos armados de voluntarios musulmanes. Son sometidos a sangre y fuego pueblos y ciudades, son muertos numerosos revolucionarios y civiles. Es especialmente ensañada la represión en la región de la montaña Ródope. Tan sólo en el pueblo de Batak son muertas 3 mil personas, principalmente ancianos, mujeres y niños.

El último acontecimiento significativo, relacionado con el levantamiento, es la hazaña de la unidad rebelde capitaneada por el poeta nacional Jristo Botev que libra encarnizados combates en el noroeste de Bulgaria. Después de la muerte en combate de Botev y de la derrota de este destacamento, en las tierras búlgaras se establece una trágica calma. Aunque estallado anticipadamente y sin contar con buena coordinación entre los diferentes distritos, el Levantamiento de Abril es la acción mas importante en la larga lucha de liberación nacional de los búlgaros, por sus escalas, sus objetivos claros y su fuerte resonancia. Es indicativo de toda la madurez de las aspiraciones de libertad, de la disposición para la lucha del pueblo búlgaro y la disposición al sacrificio en nombre de la libertad.

Los promotores, organizadores y realizadores del Levantamiento de Abril de 1876 no son tan sólo hombres de un gran valor personal, son también políticos sagaces. En la dramática primavera de 1876 pierden el desigual combate contra el enemigo, pero ganan la guerra contra el Imperio Otomano. Tan sólo dos años después, el estado búlgaro resucita de las cenizas para una vida nueva en condiciones de libertad.

El legado de Levski: "Ser iguales a los otros pueblos europeos" fue también el mensaje de los rebeldes de abril. Con su heroísmo en la lucha desigual frente al subyugador ellos mostraron al mundo que los búlgaros estamos listos para restablecer en el mapa de Europa el nombre de Bulgaria."

Versión al español: Vencesláv Nikolov

Mas Info:
http://www.bnr.bg/sites/es/Lifestyle/HistoryAndReligion/Pages/Levantamientodeabril_22_04_10.aspx
Publicar un comentario