martes, diciembre 12, 2006

BULGARIA, CRUCE DE CIVILIZACIONES DISPARES

La leyenda cuenta que cuando Dios repartía el mundo entre los pueblos, los únicos ausentes fueron los búlgaros, porque seguían trabajando en el campo. Dios se acordó de ellos cuando ya no le quedaba nada de tierra por repartir y para premiar su laboriosidad les obsequió un pedazo del Paraíso - ese cuerno de la abundancia en el centro de los Balcanes, que desde aquel entonces lleva el nombre de Bulgaria.

Sin exagerar, este es un país que no desencanta a los que desean descubrirlo. Situado en un cruce de caminos donde se dan cita antiguas civilizaciones, Bulgaria demuestra su imagen multifacética a los que buscan algo diferente y emocionante. En sus tierras nació el mito de Dionisio y Orfeo, es el país de Espartaco y Tangra, de Cirilo y Metodio, sin olvidar que Bulgaria sigue guardando los vestigios de seis diferentes civilizaciones: tracia, eslava, protobúlgara, romana, bizantina y otomana.

Bulgaria ha sido saqueada y destruida muchas veces, pero siempre ha resucitado de las cenizas para mantenerse siempre viva. La llaman "La Puerta del Oriente" y es el sitio donde conviven ciudades museos, ruinas, ciudades modernas, playas doradas, estaciones de verano, bosques y jardines. Sus monasterios, simples y serenos, han conservado preciosos frescos de insospechable hermosura y al mismo tiempo han sido centros de enseñanza y cultura durante siglos, desempeñado un papel muy importante para conservar la conciencia nacional.

Posiblemente el secreto de lo que significa Bulgaria está en los tres colores de su bandera: blanco, que significa la paz, verde la fertilidad y rojo, la sangre derramada por la liberación nacional.

Bulgaria, uno de los países más pequeños de Europa, sorprende por la variedad de su relieve natural y por sus paisajes de su todavía virgen naturaleza. Es el país de las rosas y del yogur, de las encantadoras voces de ópera y del folklore, del cordial recibimiento de su gente, del mar tibio, de las verdes montañas, de las llanuras, de las fuentes termales y de los numerosos monumentos, algunos declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO. Todo esto convierte a Bulgaria en un rincón del Paraíso que le invitamos a que lo constante con sus propios ojos.

KarlFM.-

Recomiendo la visita web a:
http://bulgaria.web.com.co/cultura/
Publicar un comentario