sábado, julio 03, 2010

EL TARATOR BÚLGARO


  


El Tarator búlgaro es una especie de entrante veraniego hecho a base de pepinos, yogurt y eneldo fresco, algo muy típico en los países balcánicos. Tomarlo proporciona una sensación refrescante y sabrosa, aunque bastante diferente a las tradicionales sopas frías españolas.

El Tarator tiene parecido con el Tzatziki (tarator espeso con menta fresca, cebolla, limón y pimienta), al Cacik turco (tarator con hierbabuena fresca y jengibre rallado), al sefardí Djadjik o a la hindú Raita (especie de tarator con cilantro, comino, hojas de menta, pimienta de cayena y mostaza), platos todos ellos que tienen en común los principales ingredientes principales del Tarator, o sea, el pepino, el ajo y el yogurt.

Lamentablemente los españoles no importamos ni utilizamos el famoso yogurt búlgaro, fermentado gracias a la milagrosa lactobacillus bulgaricus -una asociación de bacterias y levaduras únicas en el mundo que se encuentran en la región balcánica- confiriendo al yogurt un sabor único en el mundo y que personalmente he podido comprobar durante mi estancia por tierras búlgaras.

Dado que en España no disponemos de este tipo de yogurt, para realizar el Tarator usaremos un yogurt normal o un griego. Hay quien para darle un sabor más fino usa ajetes en vez de ajo, pero la receta original es con este último. Es mejor utilizar aceite de oliva virgen extra, no de Girasol, pero si no hay más remedio usaremos el de Girasol. A continuación describo los pasos para su elaboración.

  • Cortar el pepino en cubitos, aunque se puede ir rallar.
  • Para la sopa, es recomendable usar agua helada, así que opté por echarle hielos aparte de agua mineral muy fría. Los hielos os van aguantar bastante si luego lo metéis en la nevera, pero sólo si el agua está realmente muy fría. El aceite de oliva a ojo, calculad más o menos cuarto de vaso de por cada litro de agua.
  • ¿Cuántos ajos echar? Pues los que queráis pero echarlos muy picados (nosotros usamos un picador). Yo eché entre medio ajo y uno.
  • Llegaremos al paso del yogurt. La proporción es de aproximadamente 2 yogurts por pepino más un litro de agua, una proporción correcta para cuatro comensales. Remover con la cuchara para que el yogur se disuelva bien.
  • Después picar fino el eneldo, desprovisto de sus ramas. Y mezclar.
  • Como guarnición es opcional echarle tomate y nueces. Los trocitos de tomate que sean de un tomate no muy maduro, e incluso se puede poner algunos trocitos de la mejor cebolleta. Luego, el zumo de medio limón, unas gotas de vinagre blanco (opcional), y sal.
Nota Final: tomarlo muy frío pero no lo dejéis en la nevera más de 32 horas (día y medio) ya que el pepino y el tomate tienden a estropearse cuando maceran muchas horas.

Bon Apetit.
Publicar un comentario