domingo, julio 31, 2011

BULGARIA SIGUE SIENDO UN DESTINO TURÍSTICO TRANQUILO Y BARATO


Los extranjeros conocen poco o nada los sitios históricos y culturales que ofrece Bulgaria. Bulgaria tiene una buena imagen en lo que a los precios en el país se refiere y se concibe como un lugar atractivo para pasar las vacaciones de verano o invierno. A causa de campañas publicitarias poco eficientes nuestro país no goza de gran popularidad en los mercados turísticos mundiales. Al mismo tiempo, los turistas extranjeros y búlgaros que pasan sus vacaciones en Bulgaria muestran actitudes totalmente opuestas que los profesionales del sector deben tener en cuenta.

Esta es una de las conclusiones de un estudio sobre el posicionamiento del turismo búlgaro realizado por encargo del Ministerio de Economía, Energía y Turismo. Los datos del estudio serán utilizados para diseñar la marca turística “Bulgaria” con la cual nuestro país se impondrá como un destino turístico competitivo en los mercados mundiales.

Los extranjeros escogen a Bulgaria sobre todo por los bajos precios de los paquetes turísticos. Pero no sólo por esto. El sosiego, la hermosa naturaleza y la buena cocina son las otras ventajas del país, señala el estudio encargado por el Ministerio de Economía. Gran parte de los extranjeros tratan de compaginar sus vacaciones de verano o invierno con el turismo SPA. Gran parte de los búlgaros optan por pasar sus vacaciones en las aldeas visitando a familiares y amigos. En su totalidad, los búlgaros prefieren pasar sus vacaciones en Bulgaria. Lo confirman los datos. Las dos terceras partes de las vacaciones disfrutadas en Bulgaria han sido de búlgaros y apenas una cuarta parte son de extranjeros.

Los turistas búlgaros y extranjeros optan por pasar sus vacaciones en Bulgaria por los bajos precios. A diferencia de nuestros compatriotas, que deciden espontáneamente dónde pasar sus vacaciones y hacen la reserva en el último momento, los turistas extranjeros son mucho más prácticos y planean sus vacaciones con dos meses de antelación. Un 60-65% de ellos pagan los paquetes turísticos por adelantado, la mayoría confía en Internet o en un operador turístico. Los búlgaros y los extranjeros se parecen por el hecho de que optan por Bulgaria atraídos por los bajos precios. Los búlgaros gastan 19 a 25 euros al día, mientras que los extranjeros gastan de 70 a 90 euros, señala el estudio. El programa all inclusive en los hoteles búlgaros puede resultar todavía más barato. No es de extrañar que Bulgaria sea preferida sobre todo por los turistas menos solventes aunque sí tiene qué ofrecer a los visitantes más curiosos y acaudalados. El problema radica en las deficientes campañas publicitarias fuera de Bulgaria. Los extranjeros saben muy poco o casi nada sobre el patrimonio histórico y cultural de los búlgaros, sobre las riquezas naturales y las posibilidades de practicar el turismo SPA y Wellness, señala el análisis. Por esto hace falta diseñar una marca del turismo búlgaro fácil de reconocer que imponga a Bulgaria como un destino turístico para todas las épocas del año que garantiza variadas formas de descanso. Los visitantes valoran altamente la cocina búlgara.

Ivo Zhelev del consorcio Sinesta, que ha realizado el estudio de marketing resume los datos: Hemos registrado que los turistas se muestran muy contentos de sus vacaciones en Bulgaria, tienen un vínculo emocional y se fidelizan con los centros turísticos. Una de las ventajas de Bulgaria es su proximidad a los principales mercados turísticos ya que las tres cuartas partes de los turistas extranjeros son de los países de la Unión Europea. Los viajeros aprecian la tranquilidad, la bella naturaleza y la sabrosa cocina que son los 3 principales pilares del turismo búlgaro. Están contentos de las diversiones nocturnas y sobre todo de los bajos precios.

Las grandes desventajas del turismo nacional son la falta de una imagen que lo haga reconocible en el extranjero. Por esto Bulgaria sigue siendo considerada un destino barato pero no competitivo. La mala infraestructura, las deficientes carreteras, los camareros de mal humor y la falta de instalaciones para los discapacitados causan mala impresión a los turistas, señala el estudio. Además, el exceso de hoteles e instalaciones en la franja marítima no da buena imagen turística a Bulgaria. Solo en el municipio de Nesebar donde se encuentra el complejo turístico de Slanchev Briag está concentrada una cuarta parte de las camas hoteleras del país. Al mismo tiempo, regiones enteras de magnífica naturaleza y alto potencial turístico no se aprovechan. Bulgaria podría atraer un 25% más de turistas a través de marketing y publicidad idóneos enfocados en sus ventajas clave como “mar y playa”, “nieve y esquí” y “un destino de buena relación entre precio y calidad.

Autor: Veneta Nikólova
Versión en español por Hristina Táseva
julio de 2011
Publicar un comentario